Firmaron acuerdo y desalojaron las 40 viviendas usurpadas cercanas al barrio Mapic

Firmaron acuerdo y desalojaron las 40 viviendas usurpadas cercanas al barrio Mapic
Las familias que tomaron hace dos semanas 40 viviendas cercanas al barrio Mapic, finalmente ayer decidieron desalojarlas de manera voluntaria, luego de un compromiso realizado ante la fiscalía, pero el cual llegó producto de un acuerdo al que arribaron durante los últimos días con las autoridades del Instituto Provincial de Desarrollo Urbano y Vivienda (Ipduv), para que a partir de enero del año entrante comience la construcción de casas sociales.
Pasado el mediodía las familias estaban a la espera del arribo del presidente del Ipduv, José Valentín Benítez, para rubricar un acta acuerdo y de esa manera proceder al desalojo de las casas y volver de esta manera al asentamiento en Villa Cristo Rey, hecho que recién se produjo entrada la siesta, pero con el traslado de representantes de las familias hasta el mismo Instituto donde obtuvieron la firma tan esperada.

Cabe destacar que las negociaciones se fueron dilatando a partir del ofrecimiento de un predio alejado en el que se les construiría viviendas sociales. Sin embargo la mayoría no aceptó la propuesta y se volvió a fojas cero. A partir de allí las mismas familias propusieron volver al asentamiento con el compromiso de obtener materiales para poder adecuar sus precarias casas y esperar que desde enero del año entrante se produzca la construcción por parte del Instituto.

Con el acta en su poder, la dirigente Alicia Ramírez confirmó a NORTE que "comenzamos a desalojar las casas porque ya tenemos el compromiso firmado de los materiales y también para que a partir de enero empiece la construcción de las casas".

El desalojo se produjo bajo la atenta mirada de efectivos policiales que durante toda la mañana custodiaron el lugar por orden de la fiscalía, con la finalidad de que no se produzcan inconvenientes.

Es preciso recordar que las viviendas ocupadas estaban a punto de ser entregadas, lo que generó innumerables inconvenientes y un nutrido grupo de familias damnificadas que no pudieron mudarse a su nuevo hogar. Esto provocó la radicación de denuncias y la entrega acelerada del resto de las casas circundantes a las usurpadas.

El acuerdo al que llegaron es el mismo compromiso que hicieron las autoridades de vivienda ni bien se usurparon esas casas, donde el presidente del Instituto José Valentín Benítez a través de todos los medios había explicado que se habían dado varias instancias de diálogo con las personas y que se habían comprometido a abandonar n las casas a cambio de materiales para "mejorar sus ranchos" y con la promesa de que "íbamos a estudiar para dentro de algunos meses, el tema de otorgarles viviendas" a principios del año que viene. Al no haber cumplido con el desalojo se cortó por un tiempo el diálogo y en los últimos días se llegó a esta determinación que nada dista de la anterior, solamente que hay un acta firmada y que los usurpadores cumplieron y desalojaron las casas.

Comentá la nota