Firman un acuerdo parcial el Gobierno y los ruralistas

Firman un acuerdo parcial el Gobierno y los ruralistas
En una reunión de la que participó la Presidenta, pactaron medidas para la producción de carne, leche y trigo; no bajarán las retenciones a la soja; por ahora no se creará un ente para regular el comercio de granos
El conflicto rural sigue abierto, pero ayer, en un cambio de tendencia, se firmaron cuatro acuerdos. Después de una sorpresiva irrupción de la presidenta Cristina Kirchner en la reunión con la Comisión de Enlace, el Gobierno y las entidades de la producción agropecuaria suscribieron convenios sobre carne, trigo, leche y economías regionales, sin avanzar en el reclamo principal del ruralismo: la rebaja de las retenciones a las exportaciones de soja.

"Fue una reunión positiva", evaluaron los dirigentes del campo.

Cristina Kirchner llegó al Ministerio de la Producción, sede de las negociaciones, a las 15.20, y permaneció allí dos horas. "No podemos renunciar a eso", contestó cuando la consultaron acerca del nivel del impuesto a la soja.

La Presidenta desinfló la idea -difundida desde el propio Gobierno- de crear un ente mixto para regular el comercio de granos, aunque advirtió que "de ser necesario se enviará un proyecto al Congreso, pero no ahora".

Tampoco se decidió una liberación total de las exportaciones de carne y trigo ni se avanzó en mayores ayudas para los afectados por la sequía. Por eso, la firma del acuerdo provocó quejas de agrupaciones de productores en distintas zonas del interior. La más notoria fue la de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

La base de los acuerdos firmados es la misma que la anunciada el martes pasado. Los ministros de la Producción, Débora Giorgi, y del Interior, Florencio Randazzo, firmaron con los ruralistas acuerdos de medidas específicas sobre subsidios, rebajas de retenciones y de impuestos y liberación de cupos de exportación para carnes, lácteos y trigo.

En una conferencia de prensa posterior, Randazzo fue optimista: "Nosotros esperamos que esto ponga fin al conflicto". Pero el presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, replicó minutos después: "No coincido con que el conflicto esté resuelto". Lo mismo dijeron los titulares de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati; de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías; y de Coninagro, Carlos Garetto. "Sirve para crear vínculos y confianza, pero no satisface en plenitud, aunque son medidas concretas", concluyeron.

En rigor, todos los convenios se originaron en el documento que habían acordado el ministro de Planificación, Julio De Vido, y Biolcati en las polémicas reuniones secretas de enero y febrero pasados. Y aquel documento había sido considerado "cosmético" por los ruralistas.

Los dirigentes rurales se mostraron muy optimistas apenas terminó la reunión. Pero los mensajes de disconformidad de los productores y de las bases agropecuarias hicieron cambiar el tono de sus discursos.

La estrategia de la Presidenta, al ingresar en la reunión, fue presionar y forzar la firma de los acuerdos. Sobre las retenciones, según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, la Presidenta dejó claro que eso "quedó en un paraguas".

Pero, según los dirigentes del agro, "ella dijo que el campo tiene abierto el camino del Congreso" para intentar reducir ese gravamen a la soja. Y eso es lo que piensan hacer.

Sobre la creación del meneado ente que intervendría en el mercado de granos, Cristina Kirchner dijo que "el Gobierno se reserva la posibilidad de enviar al Congreso un proyecto de ley para regular el mercado de granos".

En la rueda de prensa, Randazzo señaló: "Hoy no vamos enviar el proyecto. De todas maneras no descartamos la posibilidad de trabajar en ese sentido". Y dijo que se aclaró también que "será para proteger a los pequeños productores". El Gobierno intentó ayer bajar el tono a ese tema, lo que dejó de manifiesto que las versiones de la estatización de ese mercado había sido una operación política para presionar al campo para forzar los acuerdos y que el agro acelere la venta de soja acumulada en silos. No hubo compromisos del campo para vender esos granos.

"Frente al contexto internacional de condiciones excepcionales se van a pensar en medidas excepcionales", deslizó Randazzo.

Según confiaron a LA NACION testigos del encuentro, Cristina Kirchner "se manifestó muy preocupada" por los posibles efectos de la crisis global, en especial sobre un posible descenso en el empleo local. Los ruralistas sintieron la presión de la crisis.

La Presidenta los convocó a los ruralistas a integrar el futuro Consejo Económico y Social. "Les pido sensibilidad para la población en general y volcar el esfuerzo en crear valor agregado", dijo la Presidenta. "El contexto mundial es muy grave, no se sabe dónde está el fondo de la crisis ni cómo termina", añadió, según las fuentes.

Los acuerdos comprenden sólo a un sector del negocio agropecuario, pero no al grueso que reclama la rebaja de las retenciones a las exportaciones de soja, la liberación total de las exportaciones y las ayudas para la sequía.

En carnes, se enviará al Congreso un proyecto de ley federal; se pondrá un cupo adicional de 60.000 toneladas para exportación de vacas conserva, se compensará a productores con $ 200 millones y se acelerarán los registros de exportación (ROE) para los cinco cortes de carne de exportación. Para los lácteos, se eliminaron las retenciones a la exportación de productos lácteos, se compensará a los productores con 10 centavos por litro de leche en tambos de hasta 3000 litros de producción diaria.

Sobre el trigo, se abrirá "ordenadamente" el registro de exportación, se compensará al productor para que reciba el precio lleno y se incrementa el precio de abastecimiento de 370 a 420 pesos por tonelada. Para las economías regionales, se bajarán un 50 % las retenciones a productos como lana, yerba, mosto, porotos y arroz.

En síntesis

* Lo que se acordó: un paquete de medidas para beneficiar a los productores de leche, carne y trigo, además de incentivos para las economías regionales.

* Lo que no se acordó: la Presidenta dijo que no reducirá las retenciones a la soja y al girasol, principal reclamo ruralista.

* Sin definiciones: el Gobierno evitó confirmar o desmentir el supuesto plan para crear un ente que administre el comercio de granos. Se habló sobre esa idea, que no convence a todas las entidades del campo. La Presidenta dijo que está dispuesta a tomar medidas especiales ante la situación especial que vive la economía.

Comentá la nota