Una firma de paz social con varias críticas

EL INTENDENTE LOPEZ Y DIPUTADOS CON SECTORES DE RAWSON La presencia del intendente de Rawson, Adrián López, ayer en el Centro de Alabanza ubicado en la calle Pedro Martínez de la capital para firmar junto a varios referentes un documento solicitando la paz social luego de los violentos incidentes entre el Somu y la Policía, generó un interesante debate sobre el rol de sindicalistas y políticos y las actitudes públicas asumidas luego de los incidentes en el Ministerio de Economía.
Acompañado por funcionarios de su Gabinete, funcionarios provinciales, diputados de Rawson y concejales oficialistas, López hizo una exposición sobre el motivo de la convocatoria, y luego dio la palabra a los presentes para conocer su opinión, en una reunión con dirigentes vecinales, pastores de distintos cultos y referentes sociales.

El resultado de las intervenciones fue en su mayor parte una crítica al hecho de que las internas políticas se diriman de forma violenta en las calles poniendo en riesgo la vida de los vecinos, por lo que el reclamo de pacificación fue unánime. Pero además, no fueron pocas las críticas, sobre todo de los pastores, hacia las palabras del gobernador Mario Das Neves por calificar de drogadicto al dirigente del Somu, Miguel Santibáñez, quien estaba presente en la reunión. En varias de las intervenciones, se expresó que ese tipo de declaraciones, más proveniendo de un líder político, no ayudan a pacificar la situación, y además ensucian a la familia de un hombre que logró después de tres años, salir del infierno de la adicción.

Los dirigentes políticos presentes escucharon respetuosamente cada una de las observaciones sin contradecirlas, y el encuentro debió cerrarse pasadas las 10, ya que los concejales partieron hacia la sesión y los diputados a la Legislatura.

Comentá la nota