La firma Electroingeniería corre con ventaja

Schiaretti reconoció que, si se presenta a la licitación, tendrá un margen del 4% al 6% a favor por ser la autora del proyecto.
En su condición de autora de la iniciativa privada que el Gobierno provincial hizo propia para encarar la construcción de un Centro Cívico en terrenos residuales del Ferrocarril Mitre, la empresa Electroingeniería correrá con ventaja respecto a sus potenciales competidoras cuando se liciten esos trabajos en los próximos meses.

Así lo reconoció ayer el propio gobernador Juan Schiaretti, al remarcar que Electroingeniería, como es usual en estos casos, tendrá un margen adicional de "entre el cuatro y el seis por ciento respecto al resto, porque alguien tiene que pagar el proyecto" ya desarrollado.

En ese marco, ratificó que la Provincia ya tomó la idea que presentó esa empresa, a la cual espera agregar algunos aspectos técnicos que defina en su momento el Ministerio de Obras Públicas.

"No hay marcha atrás. El Centro Cívico se va a hacer", insistió ayer por la tarde, al encabezar actividades recreativas en el barrio-ciudad Juan Pablo II.

Preocupado en despejar las sospechas sobre presuntas irregularidades que lanza la oposición política, Schiaretti remarcó que el hecho de que Electroingeniería haya impulsado la idea no significa necesariamente que vaya a ganar. "Las obras se van a licitar, con toda transparencia", repitió una y otra vez.

Cuando se le hizo notar que justamente la empresa Electroingeniería está en el ojo de la tormenta a raíz de investigaciones que se realizan a nivel nacional, aseguró que eso no será impedimento para que participe en el proceso, si así lo desea. "Mientras no esté impedida jurídicamente de participar, tiene derecho a hacerlo. Esto está a abierto a cualquier empresa", sostuvo el gobernador.

El Gobierno prevé enviar el mes que viene a la Legislatura Unicameral un proyecto para que lo autoricen a lotear la Casa de las Tejas, el Complejo Pizzurno y otros valiosos inmuebles estatales, cuyo producido irá a un fondo fiduciario que administrará el Banco de Córdoba para cubrir el gasto que demande la construcción del futuro Centro Cívico.

Hasta ahora, nadie precisó oficialmente ni los costos del emprendimiento a realizar ni cuánto se espera recaudar con la venta de lotes, que irán a subasta en fracciones pequeñas.

Por anticipado, el tema quedó envuelto en polémica por las críticas que formula la oposición –particularmente, el juecismo y la UCR–, respecto a que se están vendiendo "las últimas joyas" del patrimonio provincial.

Schiaretti replicó ayer que la actual sede de Gobierno fue pensada hace 50 años para geriátrico y que no se trata de ninguna joya. Además, se metió de lleno en el plano político, al involucrar al intendente Daniel Giacomino (Frente Cívico) y su gestión como parte de los proyectos en marcha, a diferencia de las trabas que pone Luis Juez.

"Lo que estamos haciendo no es sólo un Centro Cívico. Estamos dando vuelta ocho años de decadencia de la ciudad. Acá no se hace un puente desde la época de (Rubén) Martí", insistió con particular énfasis.

"La Municipalidad hoy tiene un plan director, que prevé una serie de intervenciones en el centro y lo vamos a hacer en conjunto. ¿Cómo yo, como gobernador, no me voy a preocupar por la capital de la provincia? Es mi obligación hacerlo", reiteró, convirtiendo a Giacomino en virtual socio de los eventuales réditos o pérdidas políticas que arroje esta movida.

Por su parte, Juez renovó sus cuestionamientos al proyecto inmobiliario de la gestión provincial, al señalar que "el verdadero estafador siempre tiene un argumento racional" para hacer sus negocios y repitió que él no va a permitir que se venda el patrimonio estatal.

Comentá la nota