Fingió tener Gripe A para internarse y ponerse siliconas

La credibilidad de la presidenta de Filipinas, Gloria Macapagal Arroyo, está más debilitada que nunca tras descubrirse que la "cuarentena voluntaria" a la que se sometió la semana pasada para evitar la expansión de la gripe A, era en realidad una verdad "a medias" para esconder una cirugía plástica para ponerse siliconas.
El 29 de junio, la presidencia envió una nota a la prensa en la que se ensalzaba el "ejemplo de responsabilidad social" ofrecido por Arroyo al aislarse voluntariamente en un lujoso hospital de la capital tras una gira por el extranjero. El gobierno afirmó que era una medida de lucha contra la nueva enfermedad, que ya ha afectado a un millar de personas en el país y causó una muerte.

La presidenta recibió el alta médica dos días después, pero las primeras filtraciones a la prensa causaron polémica. "La cuarentena es una tapadera. La presidenta necesitaba reparar una rotura en los implantes de silicona mamarios que se hizo en los años 80. Aprovechó también para quitarse un quiste de la ingle y hacerse la depilación láser en la zona", afirmó un columnista en el diario The Star.

Comentá la nota