A fines del mes que viene reabrirá la discusión por precio de la yerba

Falta la decisión del Ministerio de Agricultura de la Nación sobre el precio de la zafra de verano. El año pasado no hubo sustanciales mejoras. Pero productores e industriales confían en una pronta determinación oficial.
El 11 de febrero, con el regreso a la actividad del Directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), se dará a conocer la fecha en la que comenzarán los debates para establecer los valores para la cosecha gruesa, pero todavía se espera la definición de los valores de la zafra de verano que está en manos del Ministerio de Agricultura de la Nación.

Los directivos del organismo esperan iniciar, a fines de ese mes, las discusiones para establecer los valores de la hoja verde y la canchada que regirán durante el semestre abril-octubre. Sin embargo, aún no se conocieron los valores para la cosecha de verano, que se está realizando, y que ya lleva casi dos meses desde que se inició.

La definición quedó a fines del año pasado en manos de la Secretaría de Agricultura (ahora Ministerio), pero las demoras en la conformación de la cartera retrasaron el análisis del tema.

A pesar de esto, desde el INYM adelantaron que la cartera nacional ya tendría definido los valores y sólo resta la publicación en el Boletín Oficial para oficializar el anuncio.

"Todavía no hay precios oficiales, pero la información que tenemos es que el Ministerio ya elaboró la resolución y resta la publicación. Esperamos que en pocos días podamos tener novedades. Después, en febrero, recién nos abocaremos a analizar los nuevos precios", aseguró el director por la producción, Héctor Biale.

Los diferentes sectores todavía no definieron sus grillas de costos y adelantaron que lo harán cuando ya comience la concertación, debido a que el tema que ocupa actualmente al sector es la puesta en marcha del Mercado Consignatario.

"Estamos abocados a la discusión del Mercado. Más adelante vamos a intentar consensuar entre todas las entidades una propuesta común en lo referido al precio, pero para eso todavía hay tiempo", aclaró Eduardo Tuzinkievicz, de la Unión de Agricultores de Misiones.

Ambos referentes de la producción prefirieron no proponer cifras todavía, pero adelantaron que los aumentos registrados en la mano de obra, el combustible y los insumos de producción obligan a una actualización en la hoja verde.

El férreo control sobre los precios a góndola que realiza la Subsecretaría de Comercio Interior, a cargo de Guillermo Moreno, mantiene achatados los precios de la hoja para los productores. En las negociaciones que encararon representantes del sector con el funcionario, incluso forzaron una visita a la capital misionera en la que Moreno mantuvo la decisión oficial de no aumentar los precios de la yerba envasada, por lo que toda la cadena de costos de producción se resintió.

La yerba es un producto esencial en los hogares argentinos, donde se estableció, con estudios de mercado, que el 95 por ciento de los hogares consume esta infusión y cualquier variación en su precio final afecta los costos de la canasta familiar y los índices que, con tanto celo, controla el funcionario kirchnerista.

De todas formas los incrementos en los costos de producción avanzan y toda la cadena productiva e industrial presiona hacia el alza de los costos de la hoja de yerba que, mas allá de las presiones nacionales, terminan afectando el precio final.

Comentá la nota