Las finanzas de Clinton, un obstáculo para que Obama nombre a Hillary

Los abogados del demócrata investigan las conexiones del ex mandatario con gobiernos extranjeros.

Por: Ana Baron

¿Será Hillary Clinton la Secretaria de Estado de Barack Obama? Tanto demócratas como republicanos han aplaudido fuertemente esta posibilidad. Hay, sin embargo, un obstáculo mayor: su propio marido, el ex presidente Bill Clinton.

De acuerdo al diario The New York Times, un equipo de abogados de Obama está investigando al ex mandatario y la relación de su Fundación "Global Initiative" con gobiernos extranjeros y la industria farmacéutica. Al parecer, Hillary está muy interesada en el cargo, pero el hecho de que su marido haya utilizado la llamada "Iniciativa Clinton" no sólo para luchar contra el sida y la pobreza en el mundo sino también para cobrar cifras exorbitantes por sus conferencias y para recaudar fondos para su Biblioteca en Little Rock podría representar un conflicto de intereses.

Clinton no está obligado a revelar quiénes fueron los donantes de los casi 500 millones de dólares que recibió. Pero durante la campaña electoral de Hillary, el hecho de que se haya negado a hacerlo originó muchas sospechas.

Habiendo sido la primera en revelar que Obama quería que Hillary fuese su Secretaria de Estado, la esposa de Alan Greenspan y conductora de un programa de noticias en la cadena MSNBC, Andrea Mitchelle, dijo ayer sin embargo que el problema no es de tipo financiero.

Mitchelle cree que el desafío de Obama es cómo hacer para compatibilizar el cargo de Secretaria de Estado de Hillary con el trabajo internacional que desarrolla su esposo a través de su fundación. Por ejemplo, se podría dar la situación de que la Fundación de Clinton esté trabajando en un país con el que Estados Unidos tiene un conflicto.

De hecho, uno de los donantes principales de la Fundación fue Frank Giustra, empresario canadiense especializado en minas. En septiembre de 2005, Giustra y Clinton compartieron una cena con el presidente de Kazajstán, Nusultan al Narzabayev. Clinton elogió sus esfuerzos por presidir una organización internacional para monitorear elecciones cuando la diplomacia estadounidense y su propia esposa han criticado duramente la violación de los derechos humanos en Kazajstán.

Obama, sin embargo, no hubiera dejado que se diga con tanta insistencia que Hillary será su Secretaria de Estado, si no viera la posibilidad de que esto realmente ocurra. Ninguno de sus asesores llamó a la prensa para detener el rumor. Todo lo contrario. Durante una conferencia que tuvo lugar en Kuwait este fin de semana el propio Bill Clinton dijo que apoyaba la idea. "Si él decide pedírselo, yo pienso que ella será una gran Secretaria de Estado. Ella trabajó muy duro para que lo eligieran y yo también, y estamos muy contentos de que él haya ganado".

Mucho se ha dicho que si Hillary llegara a integrar el próximo gabinete junto a otros ex funcionarios de su marido, el gobierno de Obama equivaldría al retorno de los Clinton al poder. En realidad, lo que está ocurriendo es justamente al revés. Con su llegada a la Casa Blanca, Obama pondrá fin a la era Clinton. Su gobierno tendrá un sello totalmente distinto. Incluirá en su gabinete a miembros del Partido Republicano y tratará justamente de superar las profundas divisiones entre los dos partidos originadas durante el "Sexgate", el affair de Clinton con una becaria que casi le cuesta la presidencia.

¿Por qué Hillary aceptaría un cargo en el gobierno de Obama? Dada la estructura jerárquica que tiene la Cámara Alta, a Hillary le faltan muchos años en su banca antes de que pueda transformarse en la líder de los demócratas o incluso antes de que pueda presidir una comisión mayor. La Secretaría de Estado es la mejor opción que tiene actualmente para mantenerse en la palestra.

Comentá la nota