Financieras. Para ARCo, fracasó la lucha contra la ‘usura’

La Asociación Riojana del Consumidor analiza aquí los operativos realizados por la Municipalidad capitalina para clausurar financieras que funcionaban sin habilitación y asegura que los prestamistas siguen actuando aunque los negocios estén cerrados. Y advierte que "aparecieron nuevas formas de delinquir".
Por la Asociación Riojana del Consumidor, ARCo. Escribe su presidente, Emanuel Akiki. www.arcodefensa.com.ar

Como sabemos, desde el Municipio de la Capital han tomado "serias medidas" para luchar contra la "usura" producida por los altos intereses aplicados a los prestamos otorgados por financieras, mutuales y cooperativas, que funcionan en un ámbito total de la clandestinidad y ilegalidad, perjudicando a todos los agentes estatales, jubilados y pensionados.

Por esta simple razón, la comuna procedió a clausurar un número importante de las mencionadas entidades, solamente por problemas de habilitación comercial y exigiendo como requisito excluyente para la rehabilitación el pago de un seguro de caución de $500.000.

Desde la Asociación Riojana del Consumidor, informamos a toda la comunidad y especialmente al Municipio y autoridades, que no pudieron erradicar la "Usura" -si ese fue el objeto de los actos realizados—, por los siguientes motivos:

1.

Que el municipio no tiene potestad para ingerir en la aplicación de la tasa de interés aplicado por las financieras. El organismo encargado de controlar la actividad financiera corresponde al Banco Central de la Republica Argentina. En el caso concreto de las mutuales y cooperativas, a través de su investidura disfrazan su verdadera actividad, "la de prestar dinero", a través de lo que llaman "Ayudas Económicas", cuando son verdaderos "Créditos Personales" y son controladas por el Instituto Nacional de Economía Social.

2.

Que con el mismo criterio, también tendrían que ser clausuradas las consecionarias de motos, que ocultan su verdadera actividad, dado que son financieras de otras provincias las que funcionan dentro del local comercial.

3.

Que si bien las clausuras realizadas son objeto de la falta de documentación exigida para la habilitación comercial, cabe resaltar que nos parece bien su actuación en tal sentido. Pero es necesario advertir aquí que no impidieron que las entidades crediticias poseedoras de códigos de descuento continúen normalmente con su actividad, dado a que las mismas tienen en su poder padrones actualizados tanto del Ministerio de Hacienda, en el caso de los empleados estatales, como así también de ANSES, en lo que se refiere a jubilados y pensionados, facilitando el libre acceso para realizar visitas domiciliarias, casa por casa, ofreciendo con total impunidad créditos con tasas que rondan el 121% anual y con la intención de abrir locales de crédito en zonas urbanas cercanas a la ciudad Capital (Sanagasta), fuera del ejido municipal capitalino, burlándose de las infructuosas medidas afrontadas en contra de la "Usura".

4.

Que también el Municipio actuó de sobre seguro en el caso de las financieras que no poseen códigos de descuentos, creando en los tomadores de los créditos incertidumbre sobre donde abonar las cuotas correspondientes y sin los intereses por mora que pretenden cobrar las financieras clausuradas, por lo que tuvo que salir la Dirección de Comercio Interior a remediar el problema ocasionado por la falta de previsibilidad de las autoridades municipales.

5.

Lo mas grave de todo, es que aparecieron nuevas formas de delinquir por parte de prestamistas, dado que por mucho tiempo han funcionado en pleno centro de nuestra Capital, casas de crédito dirigidas únicamente a beneficiarios de planes sociales, cuya operatoria se resume en el préstamo de dinero a altos intereses, contra la entrega por parte del tomador del dinero de la tarjeta de cobro mas el PIN de la misma a su acreedor, quien se encarga él personalmente de cobrar el beneficio de todos los que hayan solicitado oportunamente dinero y se cobra la correspondiente cuota pactada, entregando la diferencia de la misma al beneficiario.

Pero actualmente esta "Casa de Crédito" se encuentra, recién ahora, clausurada por el Municipio, debido a que desempeñaban tal actividad en una "Casa de Familia" con total seguridad al respecto, ocasionando preocupación en las personas afectadas dado a que no tienen en su poder sus respectivas tarjetas, sin tener acceso al cobro del beneficio.

Conclusión

Estamos atravesando una situación caótica al respecto y vemos que tenemos un "Municipio Demagogo" que hace lo que puede o lo que quiere, "Fiscales Apáticos" que no actúan de oficio a pesar de estar instaurada la problemática de la usura como un delito tipificado por el Código Penal que afecta el bien publico y una "Oposición Oportunista", a la que solo le importan los cargos públicos a los que puedan acceder sus representantes, cuando en realidad deberían concurrir en auxilio de tantas familias riojanas perjudicadas.

Nosotros, por lo pronto, seguiremos trabajando por el prójimo y denunciando todo lo que esté a nuestro alcance, sin perder de vista el lineamiento proporcionado por nuestra Constitución Nacional, para salvaguardar la dignidad que nos queda como ciudadanos de nuestra provincia.

Comentá la nota