Financiarían empresas con el Fondo Anticíclico

Son $ 185 millones depositados en plazo fijo al 24% anual. Quieren usar ese dinero para dar créditos vía Fondo para la Transformación.
El gobierno de Celso Jaque pretende enfrentar la crisis dando, a las empresas de Mendoza, créditos blandos utilizando los recursos que tienen guardados en el fondo anticíclico (unos $ 185 millones), el mismo que obligó a constituir la ley de Responsabilidad Fiscal en 2005.

La decisión de salir a dar créditos blandos para capital de trabajo vía Fondo para la Transformación y el Crecimiento (FTyC) no es nueva. Es parte del "paquete de medidas anticrisis" anunciado por el gobernador Celso Jaque.

Lo que sí es nuevo es el origen de los fondos que servirán para recapitalizar al FTyC desde donde se piensan dar créditos. Pero para que esto sea realidad antes será necesario aprobar una nueva ley que modifique o bien logre una exención a la norma de Responsabilidad Fiscal vigente.

Esta posibilidad ya encendió el debate sobre las ventajas y los riesgos que esta medida puede entrañar tanto para la economía como para el funcionamiento propio del Estado provincial.

La norma creadora del fondo anticíclico expresa que éste será para minimizar las diferencias entre ingresos y gastos que sean desequilibrantes para las finanzas provinciales. En la práctica implica tener ahorros, originados en tiempos de bonanza, para compensar posibles caídas en los ingresos del Estado (recaudación, coparticipación federal o ambos).

La situación puede afectar el normal funcionamiento operativo del Estado (salud, educación, seguridad) o incluso el pago de los salarios estatales.

Según datos del Ministerio de Hacienda de Mendoza, el dinero del fondo anticíclico ronda los $ 185 millones depositados a plazo fijo con un rendimiento del 24% anual en bancos como el Hipotecario, Macro, Galicia, Credicoop, Banco Nación y Patagonia, entre otros. Esta suma de dinero es administrada por el Fondo para la Transformación a través de un fideicomiso que garantiza su intangibilidad.

Estrategia

Frente a esto panorama, en el gobierno saben que si quieren seguir adelante con su plan, deberán aprobar una ley. Se espera, entonces, que durante noviembre se trate la ley de presupuesto provincial 2009, y también que en ese momento se debata este proyecto.

Aún no se conoce con exactitud qué porcentaje, sobre el total de dinero que tiene hoy el fondo anticíclico, se destinará a este plan de ayuda a las empresas de Mendoza. En un principio se comentó que la cifra ascendería a $ 50 millones, pero también se baraja la posibilidad de destinar un porcentaje mayor o hasta la totalidad del mismo.

De convertirse esta idea en ley recién para los primeros meses de 2009 estará el dinero disponible en el Fondo para la Transformación.

El director de la entidad, José Luis Álvarez, comenta que "la demanda por créditos es sostenida"; explica que "de disponer de este monto se lo utilizará principalmente para líneas de crédito como capital de trabajo".

El funcionario consideró, además, que "con esta medida se intentará fortalecer al sistema bancario que se encuentra debilitado por la crisis financiera internacional".

Entre los sectores hoy más vulnerables a la crisis sobre los que se pretende actuar está el ajero, la cereza y frutas de carozo (para cosecha y acarreo) y dinero para fortalecer las cadenas de valor entre los productores e industriales de Mendoza.

De llevarse a cabo este proyecto de capitalización, según adelantaron desde el FTyC, las opciones serían dos: tasas subsidiadas para los bancos y créditos a tasas bajas. De todas maneras desde el Fondo para la Transformación estarían dispuestos a ampliar y adecuar las líneas crediticias en función de las necesidades que surjan en cada uno de los sectores.

Las tasas a las cuales el Fondo para la Transformación ofrece créditos no alcanzan el 10% anual. Esto es 14 puntos porcentuales menos que lo que rinde hoy el dinero del Fondo Anticíclico puesto en plazo fijo.

Comentá la nota