Financiación pyme: menos dinero, más caro y por poco tiempo

En términos financieros, este 2008 no fue fácil para nadie. Menos aún para las Pymes, que tras el conflicto con el campo y la crisis financiera global se encuentran cerrando el año con mucho menos acceso al crédito.
De hecho, el mercado de cheques de pago diferido, uno de los más clásicos para las pequeñas empresas, cierra el año con un crecimiento bastante inferior al que se esperaba a fines de 2007. El volumen negociado en esa plaza apenas avanzó un 5%, hasta los $ 660 millones, cuando los operadores estaban estimando que crecería alrededor del 30%.

Este estancamiento es significativo, teniendo en cuenta que en 2007 las operaciones con cheques en la Bolsa habían crecido cerca de 50% en comparación con el año anterior.

Expectativas pinchadas

Además, las condiciones de financiación también han empeorado en relación al año pasado. Las tasas de interés promedio han aumentado en 800 puntos básicos, pasando al 26% desde el 18% que se pagaba a fines de 2007.

“Los acontecimientos que se han sucedido desde marzo hasta ahora tiraron abajo las expectativas de crecimiento del mercado, e hicieron subir las tasas de interés. Los rendimientos de los cheques acompañaron la tendencia de alza continua que se está viendo en las tasas bancarias desde abril hasta ahora”, dijo Juan Manuel Montenegro, de Compañía Inversora Bursátil (CIBSA).

Por otra parte, también se redujo el monto promedio de los cheques negociados, de $ 24.000 a $ 19.000. “Así, a las Pymes se les presta menos dinero, por menor cantidad de tiempo, y a tasas más altas”, indicó un operador, que prefirió no ser nombrado. Una ecuación que no permite encarar el 2009 con muchos bríos que digamos.

Además, este año se terminó de acentuar la concentración en cheques avalados por Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Los cheques patrocinados –que son los de grandes empresas– no llegaron a representar ni a 5% del total. “Puede decirse que murió el negocio de patrocinados, pero esto es natural, porque siempre estuvo claro que el mercado de cheques era para las Pymes”, indicó Montenegro.

“El aspecto positivo es que si bien el mercado creció menos, siguió operando con normalidad. Las Pymes han tenido un excelente cumplimiento, generando confianza entre los inversores”, agregó.

Y ganarse la confianza de los inversores en tiempos como los que corren no es poca cosa.

Comentá la nota