Finalmente se fue Toranzo

Pudo saberse ayer que finalmente el doctor Héctor Toranzo presentó oficialmente su renuncia a la Legislatura, como Defensor del Pueblo de la Provincia, cargo que desempeñaba irregularmente desde hace cuatro años, cuando se venció su mandato.
Hasta donde trascendió, el presidente de la Cámara de Diputados, Julio Vallejos, se reunió con el vice gobernador, Jorge Pellegrini, para analizar la cuestión, y ambos habrían convenido que no corresponde aceptar la renuncia de Toranzo, en razón de que en varias oportunidades se lo ha desconocido e incluso la Legislatura le rechazó sus informes, dado que por la ley orgánica ya feneció su mandato y la aceptación sería legitimar sus actuaciones.

Lo que resta saber ahora es si habrá consenso en las filas oficialistas para coincidir en la propuesta de un nombre, condición previa para que el vice gobernador, presidente natural del Senado, convoque a la Asamblea Legislativa, que tiene a su cargo designar al ombusman provincial.

No parece tarea sencilla, puesto que últimamente surgieron al menos ocho dirigentes interesados en ocupar el cargo, lo que hace pensar que será finalmente la "bendición" del propio gobernador lo que inclinará la balanza a favor de alguno de ellos, salvo que se postule a un "tapado", como afirman algunos.

Los primeros que se anotaron en esta carrera fueron los ex ministros de Gobierno, Miguel Angel Martinez Petrica, acompañado por su socio, Daniel Macías; y la ex ministra del Progreso, Liliana Bartolucci, a quien secunda Enrique Cabrera como adjunto.

Posteriormente se conocieron las aspiraciones de Roberto "Taso" Thompson, de Villa Mercedes, un político que proviene del radicalismo pero pasó luego por diferentes partidos, y de Sonia Flores, esposa del diputado Juan "Lalo" Dasso.

Luego se lanzaron otros dos candidatos: el ex ministro del Progreso y diputado provincial del PUL hasta diciembre pasado, Harold Bridger, patrocinado por la polémica y pintoresca diputada Alicia Arrieta (PALEM), y el también ex diputado, Victor Estrada Dubor, este último impulsado por los díscolos diputados Carlos Cobo y Luis Zabala.

En el caso de Arrieta evidentemente hace honor al partido que la consagró diputada: fue electa por el Partido Libre en Movimiento (PALEM), que orienta el ex senador provincial y ministro de Gobierno, Miguel Angel Martinez, pero no lo respalda en sus aspiraciones a este cargo, lo cual desconcierta a propios y extraños.

Cuando parecía que se cerraban las postulaciones aparecieron otros dos nombres en esta alocada carrera por la Defensoría: el ex diputado provincial del Partido Demócrata Liberal, Felix Quiroga Besso, primero opositor y luego aliado peronista; y el ex candidato a intendente por el Frente para la Victoria, Ricardo Bazla, quien sería el único opositor.

Según algunas fuentes, los que más chances tendrían serían el ex ministro Harold Bridger (por ser actualmente asesor del senador Adolfo Rodríguez Saá) y el ex diputado Félix Quiroga Besso, dado que de ese modo el oficialismo podría decir que el ombusman sería alguien que no pertenece al partido gobernante, según el análisis de algunos entendidos. Algo poco creible, teniendo en cuenta que el villamercedino se alió con su partido, el PDL, al Frente Justicialista.

Habrá que ver si se encuentran los acuerdos necesarios para que antes de fin de año se convoque a la Asamblea Legislativa y se regulariza este instituto incorporado en la última reforma constitucional de 1986.

La oposición

La principal oposición de la provincia también fue consultada respecto a este tema. “Creo que el camino que sigue es modificar la ley, no puede ser un defensor por un año, necesitamos a alguien que tenga una permanencia, continuidad en el trabajo, deberíamos dar el ejemplo desde San Luis. El defensor lo debe elegir la oposición en acuerdo de diputados y senadores en asamblea, a propuesta de la oposición”, dijo el jefe de la bancada del Frente Juntos por San Luis, Pedro Risma.

“Entendemos que no se puede tener un defensor que siga a rajatabla la política del gobierno ni tampoco un opositor acérrimo, necesitamos alguien que defienda los intereses difusos de la gente, que es para lo que se ha creado la defensoría, sino no tendría razón de ser, para ser un apéndice más de un gobierno no sirve”, agregó.

“Proponemos una nueva iniciativa, una nueva experiencia para reflotar a un defensor que debe velar por los intereses del común de la gente”. También propuso modificar la cuestión de los fondos para su funcionamiento, "ya que ahora la administración proviene del Poder Legislativo y eso quita libertad.", analizó Risma.

“No tenemos ningún nombre -afirmó-, nosotros queremos que se modifique la ley, cuatro años el mandato y la elección por la oposición, una vez logrado esto tendremos los nombres”, concluyó.

Comentá la nota