Finalmente, no habrá paro de estaciones de servicio

Las cámaras que agrupan a estaciones de servicio y el gremio de los empleados acordaron una tregua hasta mediados de enero y, de este manera, el suministro de combustibles será normal este fin de año, tras intensas negociaciones durante toda la jornada con el Gobierno y las petroleras.

En una carrera contrarreloj, los empresarios y el sindicato dejaran sin efecto el paro anunciado para este miércoles y jueves, que hubiera afectado el transporte de la gente durante la fiesta de fin de año y el inicio de las vacaciones.

Pese a la tregua, el conflicto continúa, ya que aún no se llegó a un acuerdo para mejorar la rentabilidad de los dueños de estaciones de servicio y una suba salarial del 15 por ciento para los trabajadores.

Tanto empresarios como empleados se mostraron disconformes con la propuesta elevada por el Gobierno y las petroleras, aunque continuarán negociando hasta medidos de enero para intentar llegar a un acuerdo.

Así lo advirtió el secretario general de FOESGRA, el gremio de empleados de estaciones de Servicio, Carlos Acuña, quien advirtió que "aún no se acordó un aumento salarial para los trabajadores, ni la rentabilidad para las estaciones de servicio", pese al levantamiento del paro.

Acuña admitió que la suspensión de la medida de fuerza obedeció fundamentalmente a evitar un perjuicio para la población que tendría dificultades para conseguir combustibles durante la fiesta de fin de año.

Por su parte, el secretario gremial del Sindicato de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicios SOESGyP, Andrés Doña, aseguró que las empresas se comprometieron a "no despedir empleados, garantizar el abastecimiento y rediscutir lo contratos" que fijan la rentabilidad de las estaciones de servicio.

Tras una reunión con el Gobierno, el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI), Manuel García, advirtió que "no conformó" la propuesta realizada por el Ejecutivo y las petroleras para intentar destrabar el conflicto por el cual los expendedores amenazan con no vender combustibles para fin de año.

El dirigente consideró que el ofrecimiento oficial "contiene varios puntos técnicos", aunque se negó a dar más detalles de esa propuesta.

"Las bonificaciones y la rentabilidad están estancadas, pero los usuarios no tienen injerencia en la crisis terminal que está soportando el sector. Esto es responsabilidad del Gobierno y de las petroleras", afirmó García.

Rosario Sica, titular de la Federación de Empresarios de Combustibles (FECRA), dijo: "Nosotros pedimos que bajen los impuestos, pero para este Gobierno primero va la caja del Estado y después el bolsillo del consumidor. No queremos más estaciones de servicio cerradas y menos puestos de trabajo".

Durante la tarde, y luego de la intervención del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, las petroleras YPF, Esso y Petrobras emitieron comunicados de prensa en términos similares en los que se comprometieron al normal suministro de combustibles y a buscar una vía de solución.

YPF indicó que "la empresa renovará en cada caso los contratos en función del cumplimiento de las políticas comerciales y contractuales fijadas oportunamente por la compañía", al igual que la empresa norteamericana y la brasileña

"YPF se compromete a analizar y revisar en los casos necesarios la rentabilidad de cada uno de los contratos que los une con sus operadores, con especial atención de los casos de las estaciones de servicios ubicadas en Capital Federal y alrededores", garantizó la empresa.

Comentá la nota