Finalizó el encuentro feminista que convulsionó a Tucumán

El XXIV Encuentro Nacional de Mujeres, que congregó a miles de participantes de distintas provincias y países vecinos, finalizó ayer con la lectura de las conclusiones de los debates realizados durante todo el fin de semana. Fuerte reclamo por la legalización del aborto y la adhesión a la ley de salud reproductiva.

Con un vehemente reclamo por la legalización del aborto como principal consigna y la Iglesia Católica como blanco de críticas y agravios, el XXIV Encuentro Nacional de Mujeres, que convulsionó a la capital tucumana durante todo el fin de semana largo, llegó ayer a su fin.

El cierre del evento, del que participaron más de 15 mil mujeres de distintas provincias e incluso de países vecinos, se realizó en el club Tucumán Central, donde se expusieron las conclusiones de los debates realizados en 55 talleres, en los que se abordaron distintos tópicos inherentes al rol social de la mujer y los derechos de género.

Además, en la oportunidad se eligió a Paraná, la Capital de Entre Ríos, como sede del XXV Encuentro Nacional, que tendrá lugar el año próximo.

Conclusiones

Como primera conclusión, las organizadoras del evento resaltaron la masiva participación de mujeres en los debates y actividades culturales que se realizaron durante las tres jornadas. Además, destacaron la marcha realizada el domingo, que partió de la plaza Urquiza, recorrió las calles céntricas hasta llegar a la Maternidad y concluyó al frente a la Casa de Gobierno.

"Se fortaleció la lucha por los derechos de género de las mujeres, no sólo argentinas sino de todo el mundo", resaltaron.

Además, se destacó la reivindicación del reclamo por la legalización del aborto en la Argentina, que bajo la consigna: "educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir", fue uno de los ejes centrales del Encuentro.

A la hora de justificar ese planteo, las participantes del Encuentro se valieron de estadísticas extra-oficiales que indican que, en nuestro país, se realizarían 500.000 prácticas abortivas clandestinas por año, dejando como saldo 800 muertes.

También se criticó el hecho de que Tucumán sea una de las tres provincias argentinas, junto a Formosa y a San Luis, que todavía no se adhirieron a la Ley de Salud Reproductiva y Procreación Responsable. En este sentido, reclamaron que se dispongan partidas presupuestarias para realizar la distribución de anticonceptivos en forma masiva y gratuita, y que se avance con la inclusión de materias sobre educación sexual en las escuelas públicas y privadas.

Otra de las conclusiones del encuentro fue el reclamo de medidas más firmes, por parte del Estado, para combatir la trata de personas, delito que, según denunciaron, se agudizó en los últimos años. Del mismo modo, pidieron que el Estado se involucre más para combatir la violencia doméstica.

Huellas del Encuentro

El cónclave feminista, del que participaron activistas de distintas organizaciones sociales, sindicales y políticas de izquierda, se desarrolló en un clima tenso y dejó sus huellas en las calles y paredes de comercios, edificios públicos y templos, con pintadas en las que reafirmaron sus ideales y consignas.

El estandarte a favor del "aborto libre, seguro y gratuito" que alzaron las manifestantes, tanto en los debates realizados en las escuelas como en la multitudinaria y caótica marcha realizada este domingo, generó la reacción de grupos religiosos, que, en gran número, se movilizaron "en defensa de la vida".

Centenares de fieles, en su mayoría jóvenes varones, se instalaron en las puertas y escalinatas de los templos de la zona céntrica para expresarse en contra del aborto.

Con sus rosarios en la mano y escudados por la Policía, los feligreses soportaron rezando con estoicismo los insultos y agresiones de algunas de las manifestantes.

Para la Iglesia Católica, la culminación del Encuentro Nacional de Mujeres es, hoy, un verdadero alivio, y, mañana, un mal recuerdo.

En cambio, para quienes se sintieron identificados con la voz que alzaron esas miles de mujeres, el evento fue un hecho positivo.

Comentá la nota