Hay una luz al final del túnel.

Por primera vez desde que asumió, el mandatario ve que hay signos alentadores de la economía. "Un rayo de esperanza", dijo.
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró que ve "un rayo de esperanza" para la economía norteamericana y que ya se vislumbran los primeros síntomas positivos en medio de la recesión. Sin ocultar un tono realista, resaltó que todavía se percibe "una gran tensión en el país".

Obama realizó las declaraciones en la Casa Blanca luego de reunirse con el titular de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el secretario del Tesoro, Timothy Geithner. El encuentro fue para analizar los últimos esfuerzos oficiales para estimular la economía, estabilizar el sector financiero y garantizar que la gente no pierda sus casas.

"Empezamos a ver progresos, y si nos aferramos a ello, si no nos doblegamos ante las dificultades, entonces estoy absolutamente convencido de que volveremos a encaminar la economía", destacó Obama.

"Siempre fuimos muy precavidos sobre los pronósticos y eso no va a cambiar" sostuvo el presidente y resaltó que "la economía está sumergida en una severa crisis, y obviamente tenemos que tener en mente que cualquier cosa que hagamos tiene que trasladarse a un crecimiento de la economía, del empleo y de los ingresos de los norteamericanos".

Obama destacó que su gobierno logró progresos en la reactivación del crédito, sobre todo para pequeñas empresas que crecieron 20% en el último mes. "Esta buena noticia significa que los pequeños negocios empiezan a tener dinero que les permite mantener sus puertas abiertas, y eso contribuye a que crezca la economía y ayuda a que la gente conserve sus empleos."

Obama destacó, por otro lado, que el país vive una "gran tensión" y que mes tras mes se destruyen puestos de trabajo. El desempleo subió al 8,5% de la población, son 13,3 millones las personas que están desocupadas. Tres millones fueron despedidos en los últimos cinco meses. "Aún tenemos mucho trabajo que hacer", recalcó el jefe de Estado.

El equipo económico de Obama planea anunciar el plan "Cash for Clunkers", (dinero por chatarra). La alternativa es similar a un programa que se aplicó en Alemania. Consiste en un vale entre 3 mil y 5 mil dólares para que los propietarios compren autos nuevos. Para el plan se desembolsarían fondos del paquete coyuntural de u$s 787 mil millones que se aprobó en la gestión de Obama.

Comentá la nota