Al final, el radicalismo ratificó su acuerdo con Carrió en la Provincia.

A cambio, logró que se le permita llevar listas separadas en algunos distritos.
Finalmente y luego de idas y vueltas que condicionaban la alianza de Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín en la provincia de Buenos Aires, ayer la Convención Provincial de la UCR aprobó de manera unánime el acuerdo electoral con la Coalición Cívica. Para que todos los sectores internos llegaran a una fumata, en la declaración de Cañuelas también se estampó la decisión de habilitar listas colectoras -es decir, separadas- en los distritos en los que no se llegue a consenso con las otras fuerzas.

Antes de la votación y tras fuertes debates, ya habían acercado posiciones a puertas cerradas los emisarios de las distintas facciones internas que conforman el radicalismo. Así se llegó a una salida en la que se alcanzó un punto intermedio que conformó a quienes pusieron el acento en el reclamo de las colectoras (el oficialismo, en manos de Leopoldo Moreau y Federico Storani) y los que priorizaban el "si" a la alianza (sobre todo las huestes del hijo del ex presidente), para unificar la lista de diputados nacionales con la tropa de Elisa Carrió, el socialismo, los cobistas del Confe y el espacio vecinalista de Gustavo Posse.

La Convención se retrasó varias horas y desde temprano las boinas blancas que quieren resucitar el espíritu radical comenzaron a llegar al Club Cañuelas. Allí, los militantes de la UCR colmaron los cafés donde desde el mediodía comenzaron las interminables charlas. Adentro, el merchandasing también lograba su cometido y los pins con el escudito radical, los libros y las fotos de Raúl Alfonsín, y hasta un DVD con los mejores momentos de su carrera política, se vendían a precios altos que los militantes y seguidores pagaban sin problema.

¿Qué es lo que se aprobó? En el artículo primero de la resolución se especifica la "aprobación de un frente electoral político y social con vistas a los comicios del 28 de junio". En el segundo se enumeran los partidos que conforman la unión en cada sección.

Para garantizar el apoyo a la dupla Stolbizer-Ricardito, en el documento se aclara que en los distritos en que el acuerdo no se pudiere concretar "se debe garantizar que la lista partidaria y/o frente al que el partido suscriba, irá anexada a la lista de diputados nacionales". Así, quedó determinada la autorización de las colectoras, condenadas por la UCR en el 2007, cuando las utilizó como sistema el kirchnerismo. También se estableció que para acordar listas seccionales, un radical debe ocupar uno de los dos primeros lugares.

Durante todo el debate estuvo presente Leopolodo Moreau, quien encabezó al radicalismo en las elecciones presidenciales de 2003 obteniendo el 2,34% del padrón. Su tropa, junto a la de Federico Storani, ex ministro del Interior de Fernando de la Rúa, dominaban la Convención, con el 60 por ciento de delegados. Aunque no consiguieron los dos tercios para imponer al storanista Pedro Azcoiti en la lista de diputados, detrás de Alfonsín hijo.

Desde ese núcleo nació la amenaza de condicionar la alianza y también el gesto negociador con el sector de Ricardito. Al final, Alfonsín hijo sostuvo: "Agradezco el esfuerzo para aprobar las resoluciones que facilitan avanzar en la consolidación del frente programático con la Coalicion Cívica, el Socialismo y Consenso Federal".

Confe es la sigla que el vicepresidente Julio Cobos obligó a mantener en la Provincia, desacreditando la movida de su tropa, que acaba de oficializar el partido CoBoS, Consenso Bonaerense Solidario.

Comentá la nota