Un final a pura emoción

Por: Horacio Pagani

Después de lo pasado en los últimos días en los que se evaporó la cómoda ventaja que llevaba San Lorenzo como si se hubiese desplomado un castillo de naipes y el Apertura tomó una emoción impensada, elaborar pronósticos y perspectivas para las seis fechas que restan puede parecer una tonta pretensión.

Está claro que nadie tiene asegurado nada en el fútbol argentino. Ni a favor ni en contra. Los candidatos que parecen más firmes son tres: San Lorenzo, Boca y Tigre. Lo dice la tabla, son los líderes (26). Pero Newell's --entonado tras su victoria en el clásico-- tiene apenas tres puntos menos. Y como dato cierto se sabe que recibirá en el Parque Independencia de Rosario a San Lorenzo, en la fecha subsiguiente, la 15. Será un choque directo que afinará las pretensiones de uno y de otro. Lanús, que pareció encontrar el buen camino en los últimos tiempos, con jóvenes en confirmación y el olfato goleador de Pepe Sand, está dos puntos más abajo (22). Debe esperar dos derrotas de los de arriba, o una combinación con empates --sin desperdiciar puntos propios-- para acercarse o pasar. Vélez, con 20 puntos, divisa menos luz. Todos tienen para disputar tres encuentros de locales y tres de visitantes. La ley parece pareja. Pero no tanto.

La próxima fecha servirá para ir orejeando mejor el panorama. Pero sin arriesgar demasiado.San Lorenzo aparece mejor porque será local (ante Gimnasia de Jujuy), mientras que Boca y Tigre serán visitantes de Arsenal y Colón, respectivamente. Newell's y Lanús también jugarán afuera. Con Banfield y con Central. De lo que puedan cosechar en canchas ajenas se verá cómo quedan acomodados. Vélez, local ante Gimnasia La Plata, estará a la expectativa.

Se puede decir que Boca y Newell´s llegan con impulso ganador, y que eso cuenta. Que San Lorenzo tiene necesidad de reaccionar (dio muestras sobradas de suficiencia en las fechas anteriores) y Russo de recuperar a varios titulares. Que Tigre tiene que salvar el tropezón de Argentinos Juniors pero que ya consiguió oficio para la pelea grande. Que Lanús ya tiene instalado el jugar bien, más allá de que Diego Valeri, su estrella mayor, se está recuperando.

Inútil pronosticar. El Apertura tomó color. Y promete un final a pura emoción.

Comentá la nota