Al final, el Municipio no irá por Crese y se quedará con Gamsur

El intendente se reunió con Hugo Moyano, líder de la CGT y de Camioneros. Le expuso el plan para la basura en Río Cuarto: el Estado tendrá el control definitivo de la mixta y buscará quedarse con la mayor parte de las acciones. Si los privados se van, un porcentaje de la sociedad pasará a los trabajadores
Juan Jure se sentó por segunda vez frente al poderoso Hugo Moyano, mandamás de la CGT y aliado clave del Gobierno nacional, y le detalló el plan para la basura en Río Cuarto. Al final, no habrá indemnizaciones para los 174 empleados de Gamsur, el tema que le preocupaba al líder de los Camioneros, porque el Municipio se quedará definitivamente con el control de la empresa mixta. Les comprará a los socios el porcentaje que estén dispuestos a vender quienes se quieran retirar del negocio y, si bien seguirá siendo mixta, ya no será mayoritariamente privada

El intendente y Moyano estuvieron reunidos en Buenos Aires en los últimos días. El encuentro, del que también participó Guillermo Mana, secretario de Economía, duró más de dos horas. En esta oportunidad, aseguraron fuentes del gobierno municipal, hubo menos tensión que a finales de marzo, cuando se vieron las caras por primera vez.

Moyano, según fuentes del Municipio, habría aceptado el esquema que implicará que los trabajadores no cobren los 5 millones de indemnización pero, a cambio, exigió que se sigan pagando los mismos sueldos y que ningún empleado quede en la calle.

¿Qué le planteó Jure? Que la Municipalidad no tiene un peso, ni para pagar las indemnizaciones ni para crear una sociedad del Estado. Lo más práctico y sensato, argumentó el jefe comunal, es mantener la herramienta de Gamsur, que ya está en la calle y da resultado. Pero con cambios.

Esos cambios apuntarán a alterar la estructura interna de la mixta. El gobierno analiza varias alternativas.

Habrá una convocatoria a los empresarios. Una de las opciones es que los socios privados se queden en la empresa pero con otras reglas, que implicarán que subordinen el objetivo de lograr ganancias al interés del Estado de mantener en pie una empresa de servicios sin un costo excesivo.

Jure y Mana sostienen que no pueden gastar en el servicio de recolección más de 1.800.000 pesos por mes. Ese será el límite que se le pondrá a Gamsur y, por lo tanto, quedará casi sin margen de utilidad. Los socios privados habían reclamado un canon mínimo de 2,5 millones de pesos para continuar con el servicio. Como no llegaban a un acuerdo, anunciaron que se retiraban de la mixta y, cuando el servicio estaba a punto de colapsar, el Municipio decidió tomar el control operativo de la empresa, una situación que se mantiene hasta hoy.

En ese esquema, los empresarios que quieran vender podrán transferirle las acciones al Estado, que tiene apenas el 10 por ciento y aspira a absorber, al menos, el 51 por ciento.

Una segunda opción será que todos los socios privados se retiren y le vendan al Municipio el 90 por ciento de las acciones que tienen en su poder. Para que siga siendo una mixta, el gobierno le transferiría el 10 por ciento de las acciones a los trabajadores. El gremio de los Camioneros, en este caso, aportaría camiones y equipamiento. Es decir, entraría en el negocio.

Una vez que se defina cuántas acciones quedan en manos del Estado, José Lago asumirá como presidente de Gamsur. Pero, como el gobierno ya tiene el control del servicio de higiene urbana, no hay plazos fatales.

En las últimas semanas se ha ido cayendo la posibilidad de que la empresa estatal cordobesa, Crese, desembarque en Río Cuarto, una idea que cobró mucha fuerza en los primeros días de este mes. Incluso, el intendente de Córdoba, Daniel Giacomino, había señalado que el 1º de julio Crese estaría operando en Río Cuarto.

Pero la estatal tiene sus propios problemas y Giacomino busca la forma de poder pagar los sueldos. Y el Municipio de Río Cuarto necesita de todo, menos nuevas complicaciones.

Comentá la nota