Al final, Jaque consiguió autorización para el endeudamiento

Al final, Jaque consiguió autorización para el endeudamiento
Tras más de 15 horas de deliberaciones y presiones internas, el radicalismo decidió avalar y dejó solo al cobismo.
Después de maratónicas pujas entre el oficialismo y la oposición, el Ejecutivo provincial logró anoche con dificultad el aval en Diputados para endeudarse por 420 millones de pesos y es probable que el Senado trate la norma y la convierta en ley hoy mismo.

A cambio, las comunas recibirán un fondo total de más de 185 millones de pesos el año que viene y a partir de 2011 la Provincia les repartirá 4,8 puntos más de lo que perciben por recaudación de impuestos provinciales.

El radicalismo, que propició la aprobación, terminó con una fuerte pelea interna y reforzó la distancia con el resto de los partidos que integran el cobista Frente Cívico Federal, ganador de las últimas elecciones. El PD también votó partido.

Sólo 32 legisladores -los estrictamente necesarios para que un gobierno pueda endeudarse- votaron a favor del polémico empréstito. Mientras que 16 lo hicieron en contra. Los "bochazos" salieron del Confe (11), el ARI (1), el PD (2) y el radicalismo (2).

Negociaciones

Los legisladores oficialistas intentaron convencer a los radicales durante toda la jornada para que cambiaran la postura rígida que habían manifestado el lunes por la noche y les dieran los votos que necesitaban para conseguir los dos tercios a fin de aprobar el endeudamiento. Para eso, el subsecretario de Hacienda, Mario Granado, madrugó en la Legislatura a las 8 y negoció cambios a los proyectos durante todo el día.

El despacho que surgió en consenso entre los bloques aseguró más de 185 millones de pesos para el año que viene a todos los municipios en diez cuotas, que se repartirán según los índices de coparticipación municipal y, además, garantizó a los intendentes casi un 5% más del reparto de los impuestos a partir de 2011.

El texto incluye también una cláusula que fija la eliminación del FIM (Fondo de Infraestructura Municipal) y del FAM (Fondo de Asistencia Municipal) ya que serán integrados en un nuevo fondo (de Participación Municipal) y, para alcanzar los pretendidos 185 millones, se le agregan 50 millones extra.

A partir de ahora, todos los recursos que llegan por coparticipación serán enviados por el Ejecutivo de manera automática a los municipios. Así los intendentes ya no deberán ir a pedir mensualmente recursos a la Casa de Gobierno.

A cambio, casi todas las bancadas (con excepción del Confe, que mantuvo su postura de rechazar el endeudamiento) se comprometieron a avalar el empréstito de 420 millones de pesos, con la única condición de que el Gobierno provincial pueda usar sólo 50 millones de pesos del total para gastos corrientes.

Cumbre y polémica

Cerca de las 21, un encuentro entre dirigentes radicales con poder de decisión hizo peligrar el aval opositor al proyecto de Jaque. Participaron el presidente electo del partido, César Biffi; el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo, y los legisladores Liliana Vietti y Daniel Ortiz, que responden a los intendentes Víctor Fayad y Eduardo Giner, respectivamente. Biffi salió de ese cónclave que se hizo en la misma Legislatura y pidió "seguir negociando" con el Ejecutivo.

Esa determinación fue tomada en la reunión porque las opiniones estaban divididas. Fayad y Giner, que habían firmado el viernes pasado un acta acuerdo con el gobernador Jaque, querían darle el aval al Ejecutivo provincial. El resto del radicalismo, en tanto, se resistía.

El anunció de Biffi exacerbó los ánimos en el oficialismo. El presidente del bloque del PJ, Carlos Bianchinelli, discutió en voz alta con el radical Daniel Vilchez, quien le trasladó la inquietud de seguir con el cuarto intermedio que había empezado a las 17 para continuar rediscutiendo los proyectos. "Nos están condicionando, hay extorsión", gritó enojado Bianchinelli y salió del recinto sabiendo que no obtendría la mayoría que necesitaba.

Sin embargo, la historia cambió a los pocos minutos. El presidente de la Cámara, Jorge Tanús, retomó la sesión cuando faltaban 14 minutos para las 22. Esperó a que llegaran todos los legisladores y, para sorpresa, los radicales en conjunto se sentaron en sus bancas. Después, el intendente Giner hizo saber a través de un vocero que había sido él quien había solicitado uno por uno a los legisladores radicales que se sentaran a votar.

Esta jugada generó fuertes roces internos entre el jefe comunal de Tunuyán y Cornejo-Biffi, que habían hecho pública otra postura. Incluso, anoche pretendían que la sesión se reanudara hoy.

Cuando comenzó el debate del polémico endeudamiento, que incluyó discursos muy críticos a la gestión de Jaque, Vietti anunció que su bloque apoyaría el proyecto oficial y dejó tranquilo al oficialismo.

Comentá la nota