De final imprevisible

El gobierno no frenó el conflicto a tiempo y la conducción del sindicato se vio desbordada por los reclamos de los trabajadores. El Municipio rechazará el retroactivo y pedirá la conciliación obligatoria. Por Marcos Jure
Wal­ter Ca­rran­za ha­cía es­fuer­zos no­ta­bles por con­du­cir la asam­blea. Pe­ro se le es­ca­pa­ba por los cua­tro cos­ta­dos. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral pretendía que se acep­ta­ra el acuer­do sa­la­rial que el go­bier­no de Juan Ju­re pro­pu­so el sá­ba­do y se ter­mi­na­ra ayer mis­mo el pa­ro que na­ció por tiem­po in­de­ter­mi­na­do. Sin em­bar­go, los afi­lia­dos, en­va­len­to­na­dos des­pués de la con­tun­den­te mar­cha del vier­nes, ter­mi­na­ron dán­do­le una nue­va vuel­ta de tuer­ca al con­flic­to: exi­gie­ron co­brar in­me­dia­ta­men­te y con re­troac­ti­vi­dad los 200 pe­sos que, en teo­ría, el go­bier­no de­bió pa­gar­les des­de oc­tu­bre.

Ca­rran­za se vio so­bre­pa­sa­do. Lle­gó a la asam­blea sin ha­ber­se en­car­ga­do pre­via­men­te de pre­pa­rar el te­rre­no pa­ra ga­ran­ti­zar­se que el re­sul­ta­do sería el que él pre­ten­día. In­clu­so, en al­gún mo­men­to, co­men­za­ron a oír­se fuer­te­men­te las re­cri­mi­na­cio­nes por el evi­den­te in­ten­to del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de apa­gar el fue­go.

Só­lo en el mi­nu­to fi­nal, Wal­ter Ca­rran­za encarriló los re­cla­mos y los dis­cur­sos -que ya plan­tea­ban ele­var el au­men­to a otros 500 pe­sos y en­du­re­cer la pro­tes­ta- y en­cau­zó la asam­blea: "Bue­no, veo que to­dos es­ta­mos de acuer­do con pe­dir el re­troac­ti­vo de 400 pe­sos".

En rea­li­dad, esa pos­tu­ra no ha­bía si­do plan­tea­da por nin­gu­no de los tra­ba­ja­do­res que ha­bló ayer por la ma­ña­na en el hall del Mu­ni­ci­pio. Ca­rran­za, rá­pi­do, eli­gió el mal me­nor y con­si­guió ce­rrar de­co­ro­sa­men­te un ca­pí­tu­lo que le ha­bía si­do des­fa­vo­ra­ble. Su for­ta­le­za del vier­nes po­día tras­to­car­se en de­bi­li­dad si la de­ci­sión fi­nal so­bre­pa­sa­ba to­dos sus in­ten­tos de po­ner­le ra­cio­na­li­dad al re­cla­mo.

* * * * * * * * *

Aho­ra, con el con­flic­to en la ca­lle, es im­po­si­ble adi­vi­nar el fi­nal. El go­bier­no no ma­nio­bró co­mo de­bía cuan­do to­da­vía po­día evi­tar que se cor­ta­ra de­fi­ni­ti­va­men­te el diá­lo­go. Y Ca­rran­za, una vez que es­ta­lló la pro­tes­ta, no tu­vo ar­mas pa­ra con­te­ner­la y aco­tar­la. Es lo que sue­le pa­sar cuan­do un re­cla­mo se con­vier­te en abier­ta con­fron­ta­ción: se sa­be cuán­do y por qué co­mien­za pe­ro ja­más se pue­de vis­lum­brar có­mo ter­mi­na ni cuá­les se­rán sus con­se­cuen­cias.

Hoy, cuan­do se re­to­me el diá­lo­go en la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo, el go­bier­no de Juan Ju­re re­cha­za­rá el nue­vo pe­di­do del gre­mio y di­rá que no pien­sa mo­ver­se de la pro­pues­ta de pa­gar 200 pe­sos más des­de di­ciem­bre y du­pli­car la asig­na­ción por hi­jo, de atar los au­men­tos de 2010 a la re­cau­da­ción y co­men­zar a blan­quear to­das las ci­fras que ac­tual­men­te son no re­mu­ne­ra­ti­vas.

Si el sin­di­ca­to no acep­ta -es­tá cla­ro que re­cha­za­rá la pro­pues­ta por man­da­to de la asam­blea-, el Eje­cu­ti­vo apos­ta­rá a que Tra­ba­jo de­cre­te la con­ci­lia­ción obli­ga­to­ria y obli­gue a los em­plea­dos a vol­ver a tra­ba­jar.

En esos 15 días -que po­drían ex­ten­der­se por diez más-, los ne­go­cia­do­res del Es­ta­do es­pe­ran en­cau­zar la re­la­ción con el sin­di­ca­to has­ta re­cu­pe­rar los ni­ve­les de diá­lo­go an­te­rio­res al con­flic­to.

"Ca­rran­za fue el que se vol­vió lo­co. Él ne­ce­si­ta­ba una mo­vi­li­za­ción im­por­tan­te pa­ra de­mos­trar que es mu­cho más fuer­te que ATE. Pe­ro se le fue de las ma­nos y no­so­tros no po­de­mos cum­plir con ese re­troac­ti­vo", di­jo una al­ta fuen­te mu­ni­ci­pal.

Es cier­to que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de los mu­ni­ci­pa­les de­bía de­mos­trar que no era un acuer­dis­ta con­tu­maz que, con su dia­lo­guis­mo, re­sig­na­ba los sa­la­rios de sus com­pa­ñe­ros. Tam­bién es ver­dad que ayer, evi­den­te­men­te, el con­flic­to se le fue de las ma­nos. Pe­ro no es me­nos real que el go­bier­no ca­re­ció de pe­ri­cia pa­ra fre­nar el pa­ro cuan­do ape­nas era una idea.

"Si nos hu­bie­ran ofre­ci­do 50 pe­sos en oc­tu­bre, otros 50 en no­viem­bre y 100 en di­ciem­bre, aga­rrá­ba­mos. Pe­ro ni nos con­tes­ta­ban. Les avi­sa­mos que iba a ha­ber qui­lom­bo", di­je­ron en el sin­di­ca­to.

En el Palacio ase­gu­ran que no aflo­ja­rán, que si los tra­ba­ja­do­res se vuel­ven in­tran­si­gen­tes, to­ma­rán re­pre­sa­lias. "Van a ga­nar los 400 pe­sos re­troac­ti­vos pe­ro van a per­der mu­cho más si no en­tien­den que nos es im­po­si­ble es­ti­rar más la pro­pues­ta", ma­ni­fes­tó una fuen­te mu­ni­ci­pal.

En­tre las me­di­das que pre­pa­ran en el ga­bi­ne­te es­tán la eli­mi­na­ción de los mi­croem­pren­di­mien­tos que be­ne­fi­cian a más de 150 tra­ba­ja­do­res y que im­pli­can un ju­go­so in­gre­so adi­cio­nal. Por ejem­plo, en sus ho­ras li­bres re­par­ten los ce­du­lo­nes y co­bran en­tre 30 y 40 cen­ta­vos por ca­da ven­ci­mien­to en­tre­ga­do.

El go­bier­no tam­bién ama­ga con eli­mi­nar de­fi­ni­ti­va­men­te las ho­ras ex­tras, que ya se re­du­je­ron a fi­na­les del año pa­sa­do cuan­do la si­tua­ción fi­nan­cie­ra del Mu­ni­ci­pio em­pe­zó a mos­trar grie­tas preocupantes.

"Que ha­gan pa­ro du­ran­te 20 días si quie­ren. No va­mos a dar ni me­dio pa­so pa­ra atrás", in­di­ca­ron en el Pa­la­cio.

Se­ría un de­sa­fío pa­ra los dos. Pa­ra el sin­di­ca­to, por­que nun­ca es sen­ci­llo man­te­ner una pro­tes­ta por tiem­po in­de­ter­mi­na­do. Pa­ra el go­bier­no, por­que un con­flic­to in­ter­mi­na­ble só­lo trans­mi­te sen­sa­ción de caos y de fal­ta de con­duc­ción.

Comentá la nota