Al final, el Gobierno autorizó a que Edesur reparta sus ganancias.

Al final, el Gobierno autorizó a que Edesur reparta sus ganancias.
A casi tres meses de ponerle un polémico freno, el Gobierno resolvió levantar parcialmente la medida que había impedido el reparto de las ganancias de la empresa eléctrica Edesur.
Tras analizar los descargos de la la distribuidora eléctrica, el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) decidió autorizar un desembolso equivalente al 73% del total de los $ 65 millones de dividendos que originariamente tenía previsto distribuir Edesur.

Con ese levantamiento parcial de la restricción de pago, el directorio de la empresa eléctrica -que ahora está bajo el control del grupo italiano ENEL- anunció una nueva distribución de ganancias a sus accionistas que ahora llegará a $ 48 millones. De acuerdo con la información que Edesur remitió a la Bolsa de Comercio, la acreditación de los dividendos se efectuará el 14 de setiembre.

El pago de los $ 17 millones restantes que completan las utilidades quedó en suspenso hasta el ente de control pueda "acreditar fehacientemente la realización de las inversiones" del último año que están bajo la lupa de los reguladores.

Si bien para la empresa constituye un alivio, la medida que adoptó el ENRE por medio de la resolución 445 no deja de ser una muestra más del deliberado intervencionismo que el Gobierno viene ejerciendo sobre las compañías privadas.

La decisión inicial que le prohibió a Edesur repartir sus ganancias fue adoptada por la administración kirchnerista en los primeros días de junio, en la medio de la fuerte polémica que se había planteado por las estatizaciones de las empresas siderúrgicas de Techint que llevó adelante el gobierno venezolano de Hugo Chávez.

El conflicto con la distribuidora eléctrica se había disparado luego de que se conociera la decisión de la empresa de volver a distribuir 65 millones de pesos de dividendos después de ocho años de pérdidas.

La traba que impuso el ENRE estuvo en línea con la postura que había adoptado el Banco Central antes de las elecciones al demorar las autorizaciones que solicitaron varias entidades bancarias para poder repartir sus ganancias. En los hechos, esa restricción del Central aún se mantiene y recién sería levantada en la próxima semana.

Para frenar el desembolso de las ganancias de Edesur, el ENRE había sostenido que "la concreción de la medida no puede ser adoptada en forma unilateral y debe ser previa y específicamente valorada en el marco de las obligaciones concesionales".

Según el criterio del ente, la distribución de dividendos resultaba violatoria de la renegociación contractual porque la empresa no había cumplido con todas las inversiones y porque además ponía "en peligro la regular y continua prestación del servicio".

La empresa rechazó esos argumentos y aseguró que estaba al día con el cumplimiento de las inversiones de $ 400 millones que se fijaron para el año 2008.

Comentá la nota