¿Final del cuento chino?

Sin medias tintas, la gobernadora delegó en la Legislatura toda la responsabilidad política por lo que pueda suceder si se cae el convenio chino. Y calificó como "ataque" a la iniciativa popular que recogió más de 15.000 firmas, en la que se solicita al Parlamento que se deje sin efecto el cuestionado acuerdo de venta de gas de regalías al grupo inversor oriental, en contra de los deseos del Gobierno.
RÍO GRANDE.- La gobernadora Fabiana Ríos admitió que si dentro del plazo de prórroga otorgado por el Ejecutivo -pero aún no autorizado por la Legislatura- la empresa Tierra del Fuego Energía y Química S.A. no deposita los 27 millones de dólares que restan para el primer anticipo por la venta de gas de regalías, el convenio caducará. Y que en tal caso será la propia Legislatura la que deba resolver la devolución de los 3 millones de dólares ya adelantados por el grupo inversor oriental, y la que deba asumir el costo político por tal decisión.

En primer lugar, la mandataria se refirió al Proyecto de Iniciativa Popular que fue presentado ante el Parlamento, mediante la que se busca una marcha atrás del cuestionado contrato con los chinos para la venta de gas de regalías. Cabe mencionar que dicha iniciativa logró el aval de más de 15.000 personas. Y que mediante una movida similar se derogó la ley que creó, durante la gestión de Hugo Cóccaro, la empresa hidrocarburífera estatal RENASA.

Ríos sostuvo que estos "ataques" son preocupantes, aunque reconoció que se trata de un ejercicio legítimo del derecho.

"A mí me preocupa la manera en que se opina y salen cosas en medios nacionales que son absolutamente diferente a lo que son", enfatizó la gobernadora en torno al tratamiento de este tema en los medios de prensa.

En tanto, remarcó que "el acuerdo con la provincia de Shanxi, que deriva en el acuerdo con Tierra del Fuego Energía y Química, y que al día de hoy tiene los plazos vencidos, tiene una presentación en la Legislatura para la extensión de plazos al 30 de septiembre". Y admitió: "Si a esa fecha los fondos no están, el convenio estará caduco".

En cuanto a los supuestos "ataques", la mandataria dijo que se dieron porque "hay gente que legítimamente tiene dudas debido a que se trata de un tema muy técnico, donde ha habido mucho ruido y cuestiones que efectivamente no se cumplieron en el tiempo", lo cual "hizo que se generaran más dudas".

Sin embargo, observó que "las dudas se salvan conociéndose los detalles, y los detalles han sido conocidos".

"Estos niveles de ataques no son buenos para la llegada de inversiones, máxime cuando la provincia no tiene otras posibilidades de financiamiento nacional o internacional". enfatizó la gobernadora.

Tarifaria, Presupuesto y algo más

Por otra parte, cuando todo estaba listo para que la Legislatura provincial trate los temas que el Ejecutivo pide a gritos, como la nueva ley tarifaria, un programa especial puesto al aire por los canales oficiales echó por tierra los deseos oficialistas. Para peor, investigaciones posteriores dieron cuenta de que el programa fue diseñado y compaginado en el despacho del legislador Manuel Raimbault.

"El programa es una anécdota... creo que los legisladores tiene otras cuestiones políticas mayores por la cual no hacen la sesión especial", dijo Raimbault. Desde la oposición o tardaron en responderle. "No hicimos la sesión porque el Gobierno pretende desprestigiarnos por un lado y pedirnos que lo apoyemos por otro, y así no se construye la política" dijo el justicialista Adrián "Milin" Fernández.

En tanto, respecto de las expectativas de la gobernadora Ríos sobre el tratamiento del proyecto de Presupuesto para el próximo ejercicio, ante las voces de algunos legisladores que dieron a conocer una postura crítica de los cálculos del Ejecutivo, la gobernadora sostuvo: "Que aprueben algo. Que aprueben lo que les parezca pero que aprueben algo, porque la verdad es que es sumamente difícil gestionar en el año 2009 con un presupuesto reconducido de 2007, de otro proyecto político".

"Es muy difícil y se complica el día a día, como se ha complicado el envío de la remisión de otros poderes", advirtió.

Ríos sostuvo que "la pregunta es si ese déficit lo tiene que asumir el Ejecutivo o lo tienen que asumir el resto de los poderes también, porque el resto de los poderes no puede seguir funcionando como si no pasara nada en la Provincia".

Dijo que los legisladores "pueden tener todo el desacuerdo que tengan respecto del presupuesto presentado por nosotros, pero que, en cualquier caso voten algo". Y recordó que la aprobación del Presupuesto es una facultad y una obligación de la Legislatura provincial. Y si la Cámara no lo hace, como gobernadora tiene la facultad de reconducir antiguos presupuestos aprobados.

Comentá la nota