Al final, Cristina no irá a ningún acto popular en la Vendimia

Tendrá reuniones en la base aérea militar y en una bodega. No se cruzará con Cobos.
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner restringió su participación de hoy en la Fiesta Nacional de la Vendimia y decidió no participar de ningún acto popular en medio de anuncios sobre protestas de sectores estatales, organizaciones sociales y posiblemente productores. Su visita tendrá las características de un vuelo rasante porque no estará en el principal acto popular, el Carrusel de las Reinas, que se realizará por calles céntricas ante una multitud y tampoco en el espectáculo de luz y sonido que se hará por la noche en el anfiteatro Fran Romero Day, al que sí asistirá el vicepresidente Julio Cobos. Por lo tanto, ambos no se cruzarán en ningún momento.

Con todo, el gobernador se reunió con productores y viñateros y con el objetivo de desactivar la protesta. Les prometió mejorar precio del tacho de uva y un operativo de compra de quintales de uva. El sector protestaba por la baja rentabilidad de sus productos.

Cristina sólo mantendrá una reunión a las 12 en la Cuarta Brigada Aérea de Mendoza, donde llegará su vuelo, con miembros de la Corporación Vitivinícola Argentina, organismo mixto que diseña políticas estratégicas del sector, pequeños productores y empresarios vitivinícolas y luego participará del almuerzo de Bodegas de Argentina en Luján de Cuyo. Ambos actos estarán vedados al público.

Este año la Fiesta de la Vendimia tendrá buen tiempo pero el clima político no es el mejor. Tanto, que los canales de televisión están pasando desde el jueves un spot con un mensaje conciliador del gobernador Celso Jaque. El mandatario exalta el sentido de la celebración con frases repetidas de que "primero está Mendoza".

La convocatoria de Jaque se produce luego de que aparecieran volantes atribuidos a sectores peronistas con amenazas contra aquellos que intenten realizar protestas. La multisectorial de gremios estatales anunció que realizará una manifestación de rechazo a políticas oficiales y la organización Libres del Sur confirmó que promueven una rechifla y un "pitazo". Los que no harán protestas son los docentes, que aprobaron un acuerdo paritario con el gobierno.

La dirigente de la Asociación de Trabajadores del Estado, Raquel Blas, salió a prevenir eventuales incidentes. Dijo que hará responsable a Jaque por disturbios que ellos no provocarán e invitó a los mendocinos a sumarse.

Hubo momentos difíciles en la historia vendimial: en la década de 1980 bodegueros comenzaron a tirar panes y trozos de pollo a las autoridades provinciales y nacionales (gobernaban los radicales Felipe Llaver y Raúl Alfonsín) y diez años después productores derramaron frutas y hortalizas frente al palco donde estaban el entonces presidente Carlos Menem y el gobernador José Bordón.

Pero este año se han redoblado las medidas de seguridad -habrá miles de policías movilizados- y hasta se menciona la presencia de tropa de los intendentes y de una organización social afín al gobierno, para tratar de neutralizar quejas.

Comentá la nota