Final de cosecha, con expectativas complejas.

Hay menos uvas, los precios están en alza pero los consumos en baja. Y hay dudas sobre las exportaciones.
Transitando la última semana de cosecha -el INV fijó el domingo 19 de abril fecha para concluir formalmente la cosecha vitivinícola- la coyuntura alimenta preocupaciones en la actividad. La semana pasada, desde el INV su titular, Guillermo García adelantaba que "la baja del volumen es impresionante y tendrá finalmente una caída de 600 ó 700 millones de kilos respecto a una cosecha normal como la de 2007".

Y como si esto fuera poco, otro dato alertó a los actores vitivinícolas: los anticipos del organismo fiscalizador sobre el volumen de vinos comercializados durante el primer bimestre el mes de febrero -que ya habían caído un 6,30% en enero- que acumularon un caída del 16,41% tanto en el mercado interno como en el externo. Y si al cuadro se le suma la caída estrepitosa de las exportaciones de vinos a granel, las expectativas se tornan confusas, cuando menos.

Por ahora para los productores primarios el panorama mejoró, porque sus uvas básicas se pagaron finalmente por encima incluso de los 85 centavos que impulsaron los gobiernos con sus operativos y un blanco escurrido ya ronda los 90 centavos. Los tintos medios rondan 1.10 y un varietal tinto de estirpe anda ya por encima de los 3 pesos.

El problema es para después, cuando este aumento de la materia prima, más los incrementos en insumos, lleve el precio final a valores que toparán con el techo fijo de las góndolas y las vidrieras mundiales.

Mosto

Si bien marzo mostró algunos signos de recuperación los mercados externos redujeron sus importaciones de vino a granel y fundamentalmente, de mosto argentino llegando a cifras preocupantes para la industria. "Sin dudas que el sector que conforma la demanda de jugo concentrado de uva, ha recibido el impacto fuerte de la competencia del jugo de manzana de China y la crisis internacional", aseguraran los especialistas. La crisis financiera empezó a pegar de lleno al sector del mosto nacional allá por setiembre cuando el precio del mosto de manzana chino, presentó dura competencia. Ese precio que venía en caída, entró en una meseta. La situación fue difícil, aseguran: "los importadores de mosto que buscan el producto sólo para endulzar se volcaron totalmente al jugo de manzana o pera, no así aquellos que necesitan mosto de uva, pero que también presionaron un poco para bajar el precio. Otros factores difíciles fueron las demoras en los pagos de Estados Unidos y Rusia, que hizo que se frenasen un poco las entregas, los seguros de crédito de cobro que, por los incumplimientos de los importadores de países fuertes, empezaron a disminuir". Condimentando la situación, en Cuyo ya hay evidencias de que la elaboración final de mostos estará en torno a los 130.000 toneladas, notoriamente menos que el año pasado, en que se superaron las 190.000 tn.

Para el vino a granel argentino puesto en el mundo las cifras del derrumbe -para los dos primeros meses del 2009- son muy duras. Las estadísticas acusan una caída del 43% en volumen y una disminución en el ingreso de divisa del 23%. Sin dudas que Rusia sigue siendo un factor determinante para éste sector.

Comentá la nota