La final de la Copa Davis, otro motivo de orgullo

La Federación Internacional de Tenis eligió Mar del Plata para la disputa de la Ensaladera de Plata frente a España, en noviembre. Se coronó un trabajo intenso y tenaz de funcionarios y empresarios locales y de la vecina Tandil.
Mar del Plata tiene desde hoy otro motivo más de orgullo para su rico historial como ciudad, desde que ayer a media mañana fue elegida por la Federación Internacional de Tenis (ITF) para ser sede de la final de la célebre Copa Davis, entre el 21 y el 23 del mes próximo, en la que se enfrentarán los equipos de Argentina y España.

La decisión fue tomada por unanimidad del Comité Internacional de la Copa Davis integrado por cinco miembros, aunque dos de ellos, el argentino Enrique Morea y el español Juan Margets, no emitieron voto por pertenecer a los países involucrados en la puja deportiva. Quedó descartada así la opción Córdoba, que era la primera alternativa ofrecida por los dirigentes del tenis argentino junto con Mar del Plata.

Un escueto comunicado de la ITF dio cuenta de la elección. "Esta decisión se tomó tras un minucioso estudio de los planes previamente propuestos por la Asociación Argentina de Tenis, así como de los informes recogidos tras las visitas de inspección por parte de representantes de la ITF" en ambas ciudades, declaró una fuente del comité.

La elección de Mar del Plata viene a jalonar una larga cadena de hechos y eventos que la sitúan, cada vez más, en el concierto internacional. Pasando por alto que entre muchas cosas es antes que nada una ciudad abierta a los visitantes, cálida para albergarlos y deseosa de ofrecer sus bellezas para que la disfruten, por citar solamente algunos hitos destacados, cabe recordar que solamente hace tres años, en 2005, organizó la IV Cumbre de las Américas, con 34 presidentes y jefes de Estado del continente y sus miles de acompañantes. Que en 1995 fue sede exitosa de los Juegos Panamericanos, con récord de participantes y altísimo nivel organizativo y deportivo. Y que en 1978 fue una de las cuatro subsedes de la Copa del Mundo de Fútbol, el acontecimiento más destacado del deporte internacional. Y no puede dejarse de lado que anualmente Mar del Plata se transforma en sede del Festival Internacional de Cine, que con sus más y sus menos en materia de figuras es indiscutiblemente un éxito de público en cada edición.

Son éstos nada más que unos pocos hitos referenciales, pero la calidad y cantidad de eventos que promueven los emprendedores de la ciudad o que eligen los organizadores externos, merecen ser parte de esta rica historia.

La decisión tomada ayer fue una reafirmación para Mar del Plata, un reconocimiento a su potencialidad y a la voluntad y capacidad de hacer, a pesar de las pequeñeces que cultivan quienes prefieren impedir y se regodean con el fracaso antes que con la búsqueda de lo mejor.

La ciudad, su gente, sus mejores dirigentes y hombres de negocios han preferido una vez más mirar hacia adelante y encarar otro desafío: traer a Mar del Plata un acontecimiento del máximo nivel internacional que será seguido por una formidable audiencia estimada en alrededor de 2.500 millones de televidentes, en no menos de 35 países. Son éstos apenas un par de números tomados a modo de referencia para ayudar a ponderar la magnitud del evento cuya organización se ha depositado en esta ciudad y que, está a la vista, excede en mucho la discusión por una butaca más o una butaca menos.

En 40 días, la ciudad volverá a estar bajo la mirada atenta de buena parte del mundo. A minutos de la designación, los sitios de internet, los cables de las agencias de noticias y los canales internacionales de televisión incorporaban a Mar del Plata en los lugares más destacados. Es apenas el comienzo, vendrá mucho más en estas seis semanas hasta que desembarque en plenitud el acontecimiento. Queda claro que haber logrado la sede de la final de la Davis es mucho más que cinco partidos de tenis de primer nivel, con cuatro deportistas "top ten" luchando por la gloria.

La ciudad sabrá estar a la altura como ha sido siempre que tuvo que encarar un desafío semejante, aunque deba vencer dificultades -que las hay-, apurar los tiempos -que son escasos- y sobrellevar críticas -que también estarán a la orden del día-.

Los que apuestan a impedir y que se regodean con el fracaso de las grandes empresas dirán que "primero hay que pensar en lo que nos falta antes de arriesgarse a esto", como también se escuchó antes de la Cumbre y antes de los Panamericanos. Los de mente estrecha sacarán a relucir sus ineptitudes para poner piedras en el camino. Pero hasta ahora siempre Mar del Plata salió adelante gracias al esfuerzo de los que arriesgan y piensan en positivo.

Con Davis o sin Davis, igual habrá que arreglar los baches, instalar luminarias, arreglar las salas de salud y mejorar los barrios. Eso está fuera de la discusión, pero no faltará quien lo plantee, como cada vez que la ciudad se sacude la modorra y se pone a trabajar con la vista puesta hacia adelante.

Lo trascendente es que Mar del Plata ha sido elegida por un comité internacional para ser sede de un evento deportivo que todos aspiran a organizar en el mundo. Ese es el dato que hoy importa. Por eso es que Mar del Plata tiene un nuevo motivo de orgullo para exhibir en su rico historial.

Hoteles colmados y 2500 millones de espectadores

La visita de tres mil españoles, hoteles colmados, y 2.500 millones de espectadores a través de la televisión mundial son algunas de las consecuencias de la realización de la final de la Copa Davis en Mar del Plata. De hecho, ayer en los hoteles de 4 y 5 estrellas de la ciudad no quedaban habitaciones libres para el fin de semana del 21 al 23 de noviembre en que se concretará esta competencia. "Entre el 15 y el 25 de noviembre no tenemos habitaciones", se indicó en el Hermitage Hotel, e idéntico panorama se vivía en el Sheraton y otros establecimientos de la ciudad. Incluso el Hotel Provincial, que inaugurará gran parte de sus instalaciones el 6 de noviembre con motivo de la realización del Festival Internacional de Cine.

"En cuanto a promoción de Mar del Plata, esto no se puede cuantificar, no tiene precio", alegó Pablo Fernández, titular del Ente Municipal de Turismo. "Hoy ya estamos en todos los medios del mundo", expresó eufórico.

"Esta era una vidriera al mundo que ningún gobernador, intendente o jefe de gobierno se quería perder", se graficó en la Secretaría de Turismo de la Nación.

Se estima que serán más de tres mil los españoles que llegarán a Mar del Plata para alentar a Rafael Nadal y cada uno de ellos gastará entre 180 y 200 dólares por día. Solamente ahí hay cerca de tres millones de dólares que quedan en la ciudad teniendo en cuenta una estadía de por lo menos cinco días por visitante.

Cabe recordar que en 2004 se jugó en Sevilla la definición entre España y Estados Unidos. En tal sentido, según publicó días atrás el diario "Crítica de la Argentina", Miguel Crespo, investigador de la Federación Internacional de Tenis, Sevilla tuvo un impacto económico de 24 millones de euros y a eso hay que sumarle el impacto mediático.

"Se emitieron imágenes de Sevilla y Andalucía que llegaron a 2500 millones de espectadores", se indicó. En 35 paises del mundo se verán las escenas de los partidos que animarán Nalbandian, Nadal y Del Potro, entre otros.

El Einstein para entrenar

El gimnasio del Instituto Albert Einstein (Saavedra y La Rioja) fue el elegido para que los equipo de la final de Copa Davis (Argentina y España) entrenen durante su permanencia en la ciudad. Allí se colocará una carpeta igual a la que se utilizará en el match final que se jugará en el Polideportivo. Los integrantes de ambos equipos comenzarán a llegar a Mar del Plata de acuerdo a lo que permitan sus compromisos asumidos en el circuito internacional, pero se presume que estarían entre una semana o 5 días antes de la fecha de inicio. Antes, estarán en la ciudad los tenistas que colaborarán con el entrenamiento del equipo argentino. Ellos serán los encargados de probar las canchas, tanto la del Einstein como la del Polideportivo.

El lunes cierra el "poli"

Si bien LA CAPITAL ya abundó en este tema (refacción del estadio, ver edición del 3 de octubre, páginas 20 y 21), ahora hay que señalar que el Polideportivo "Islas Malvinas" será cerrado para toda actividad, el lunes. Ese día, a pesar de ser feriado nacional, comenzará la actividad que buscará ampliar el aforo para la final de la Copa Davis. Como se dijo oportunamente se ampliará el sector donde ahora están las tribunas retráctiles, se cambiarán las butacas por otras más pequeñas y cómodas y se colocará una grada en la parte más alta del Polideportivo.

La modificación de las tribunas retráctiles llevara la capacidad de 760 (ahora) a casi 2500. Se pondrán butacas más chicas y más juntas y se estirarán las tribunas, unos metros, hacia los costados. En definitiva ocuparán casi el mismo espacio que hoy día, pero duplicando su capacidad.

En la parte superior de las tribunas se colocará una grada de varios escalones, a través de una estructura, que agregará alrededor de 1.500 lugares a los ya existentes. A esto hay que agregarle el cambio de butacas. De esta manera el aforo estaría cerca de las 11.000 localidades, un detalle altamente superior a las 6.482 de hoy.

"Los cambios son perfectamente realizables" le explicaron el arquitecto Alejandro Gómez y el ingeniero Juan Pablo Linares, responsables de los cambios, al gobernador Daniel Scioli durante la recorrida que se realizó ayer por el Polideportivo.

Una fiesta para toda la ciudad

Ya se trabaja para que la final de la Copa Davis sea una verdadera fiesta en Mar del Plata, justamente en la antesala de la temporada estival. En tal sentido, y teniendo en cuenta que serán muy pocos los privilegiados que podrán asistir al Polideportivo para ver estos históricos encuentros, se analiza la posibilidad de instalar pantallas gigantes en distintos puntos de la ciudad para que se produzcan concentraciones en adhesión a esta competencia. La Rambla, el Estadio Ciudad de Mar del Plata y Parque Camet serían algunos de los lugares a habilitar a tal fin.

El martes observan

El martes de la semana que viene llegaría a Mar del Plata un grupo de representantes de la empresa que se dedica a la comercialización de entradas, para el match final de Copa Davis, para ver el Polideportivo. La evaluación visual tiene como objetivo establecer la disponibilidad de asientos que, reforma de por medio, quedarían para salir a la venta. Una vez concretado el trámite, la empresa estará en condiciones de fijar los precios correspondientes.

Creación de un ente

El Concejo Deliberante se reuniría el lunes para aprobar la conformación de un ente que tendrá a su cargo la realización, fiscalización de las obras y otras tareas relacionadas con la final de la Copa Davis. Estarán representados tanto la Provincia como la municipalidad, todo ello bajo la fiscalización y contralor de los tribunales de cuenta y la asesoría general del Gobierno. Pudo saberse que el presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime, se reuniría hoy con los presidentes de los distintos bloques para coordinar esta reunión. El objetivo es poder realizar compras y contrataciones en forma rápida, teniendo en cuenta que tan sólo restan 41 días para la realización de la serie final.

Comentá la nota