Al final, las agujas de los relojes no se tocan

El ministro Julio De Vido argumentó que este año se incrementó la oferta de energía eléctrica. A la vez, se nota una reducción en la demanda. Igualmente, el Gobierno dijo que, ante cualquier contingencia, vuelve al esquema anterior.
Finalmente, el Gobierno decidió dejar los relojes como están y no adelantar la hora mañana. El ministro de Planificación, Julio De Vido, explicó ayer que el cambio de huso horario, esta vez, no es necesario. "El 2009 nos encuentra con un crecimiento de la oferta de energía del orden del 13% respecto de diciembre de 2007", aseguró el funcionario.

El aumento de generación sumado a la reducción de la demanda, que acumula una baja del 1,2% en lo que va del año, proyectan mejores posibilidades de abastecimiento eléctrico para este verano. Los analistas del sector coinciden en que este año hay más holgura pero la situación sigue siendo inestable. El Gobierno no descartó modificar la hora en cualquier otro momento "si la situación lo amerita".

La presión de las provincias y sectores gastronómicos y turísticos revocaron la decisión que este mismo gobierno convirtió en ley hace menos de dos años. Las idas y venidas del huso horario comenzaron a fines de 2007, cuando el Congreso permitió volver a tener un horario de verano. "Geográficamente, a la Argentina le corresponde el huso -4; hoy estamos en -3, en el caso de adelantar una hora más, estaríamos en el medio del Atlántico", detalló el director del Departamento Técnico del Instituto Argentino de la Energía General Mosconi, Gerardo Rabinovich. Según el ingeniero, las experiencias pasadas demuestran que el ahorro es escaso –entre un 0,5 y un 5 por ciento– y lo que se logra al cambiar las agujas es simplemente correr una hora los picos de demanda. "El aumento de la oferta todavía no garantiza poder cubrir esos picos de demanda", aseguró Rabinovich.

El ministro De Vido aseveró que "hay 2.020 megavatios más disponibles en el sistema que en el año 2007". Ese aumento se debe a que hay en funcionamiento máquinas de emergencia que aumentaron la capacidad instalada. Según Rabinovich, estas maquinarias son "insuficientes e ineficientes" ya que consumen mucho gas y gasoil y encarecen la generación. Mientras tanto, están en construcción dos centrales eléctricas de ciclo combinado (agua-gas), una en Campana y otra en Timbúes (Santa Fe), que se espera comiencen a generar energía el año que viene.

Según los datos de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), el aumento de la oferta representa unos 500 megavatios extras por día. Además, en lo que va de este año, la demanda de energía eléctrica sufrió una caída del 1,2% respecto del mismo período de 2008.

Las causas de esa baja se encuentran en la contracción de la actividad económica y el tarifazo. Los estudios técnicos de esa fundación arrojaron que, en los años en los que no hubo cambio de horario, la demanda de energía era creciente y en cada temporada había un nuevo récord de consumo. Por el contrario, en los veranos 2007-2008 y 2008-2009 no hubo demandas récord, lo que "indica que los cambios de huso horario matizan los ciclos de la demanda", aseguró un técnico de la fundación. Además, el analista relativizó el ahorro del 5%, "puede ser poco cuando hay mucha oferta, pero, cuando se está al límite, es significativo ese ahorro".

Comentá la nota