Filmarán los campos desde el aire en busca de evasores

El jefe de la AFIP dijo que contratará aviones no tripulados, como los que se usan en Medio Oriente
El plan consta de dos fases, pero su objetivo final es claro: utilizar las mismas herramientas que Estados Unidos e Israel usan para controlar a sus enemigos desde el aire. ¿Cómo? Con aviones no tripulados de última generación. ¿Contra quiénes? Contra los evasores argentinos, empezando por los productores rurales.

El impulsor de la idea es el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, que reflotó así el proyecto que ya había considerado cuando lideró la Aduana y, también, la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca). Quiere filmar y fotografiar el campo mientras se siembra y cosecha.

En pleno enfrentamiento abierto del Gobierno con el campo, Echegaray quiere instrumentar cuanto antes su iniciativa. "Pensé en aviones no tripulados. No en un avión, sino en un montón, pero dependerá del costo", dijo ante la consulta de La Nacion.

El director de la AFIP aclaró que el plan podría comenzar a desarrollarse a partir de 2010 en dos fases. La primera, "contratando un servicio tercerizado de captura de fotografías y videos aéreos", junto con "vuelos para el seguimiento de objetivos", es decir, blancos móviles.

El pliego de licitación se encuentra ya para revisión en la Oficina Nacional de Tecnologías de Información (ONTI). Incluye doce rubros: la captura y el procesamiento de imágenes, la asistencia técnica y el servicio de análisis, entre otros.

En suma, un proyecto que podría abarcar cerca de 24 millones de hectáreas -lo que equivale a la mitad de la pampa húmeda- y la captura de videos específicos por sobre 3360 hectáreas.

"Cuando estaba en la Aduana, lo pensé para la lucha contra el narcotráfico y el ingreso ilegal de mercaderías. Pero desde que pasé a la Oncca y luego a acá [por la AFIP], empecé a ver su utilidad para el campo. Los productores no te dicen lo que producen, por lo que el control tributario se basa en estimaciones", argumentó.

Echegaray aclaró que promoverá la compra de los aviones no tripulados "en una segunda etapa, si el servicio tercerizado genera el valor agregado en la recaudación".

Pero no oculta que la idea lo atrae por sus eventuales frutos directos en la recaudación tanto como por su impacto mediático: "La sola imagen de esos aviones con el logo de la AFIP genera una sensación de riesgo muy fuerte en los evasores".

La imagen sería tan potente como la que en la actualidad ofrecen las tropas norteamericanas que operan aviones no tripulados similares -que denominan "drones"- para detectar talibanes en las cadenas montañosas de Afganistán. O las que aportan las fuerzas israelíes cuando filman y atacan militantes de Hezbollah en el sur del Líbano.

A miles de kilómetros de Medio Oriente, y al mando de Echegaray, la Oncca ya había evaluado un proyecto similar de supervisión aérea. Lo analizó para rastrear los silos donde los productores acaparaban sus cosechas, en un plan que dentro del organismo se conoció como "a la caza de los gusanos", según trascendió.

La Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) también hurgó desde las nubes. Cuando estaba al mando de Santiago Montoya, apeló a imágenes satelitales de alta resolución tanto para cotejar la producción sojera como para hurgar en los principales countries de la provincia.

Los proveedores

Una fuente al tanto del proyecto de la AFIP detalló a LA NACION, sin embargo, que esta vez los aviones podrían adquirirse en el extranjero, mientras que empresas locales se abocarían al relevamiento de los terrenos y podrían encargarse de la gestión diaria del servicio.

"Una empresa israelí ya acercó una propuesta, pero la idea original fue de Echegaray", indicó uno de los informantes, que afirmó que se aplicarían filtros ópticos de espectro amplio y sensores multiespectrales.

Pero más allá de los detalles técnicos, afirmó que el destino sería unívoco: "Ver el estado biológico de la parcela y el estado de las cosechas".

De hecho, la tecnología aérea israelí ya se aplica en el Cono Sur. Brasil la adoptó a lo largo de sus fronteras para combatir el narcotráfico y el contrabando, incluso en la Triple Frontera con la Argentina y Paraguay. Se trata del modelo Heron1 de la compañía estatal Israel Aircraft Industries (IAI), con un costo cercano a los $ 20 millones por unidad.

Echegaray se mostró más ambicioso, a la vez que irónico: "¿Veinte millones de pesos y un solo avión? ¡No! ¡Eso es poco! Pero todo dependerá del presupuesto con el que contemos".

El zar de los impuestos afirmó que ya hay entre 10 y 12 empresas interesadas en participar en el proyecto, que dijo que también desea ampliar a toda la cadena de comercio exterior y la operatoria inmobiliaria.

"Hay edificios enteros que se construyen sin ser declarados a la AFIP y de los que sólo nos enteramos cuando intentan escriturar algún departamento", dijo.

El primer paso del eventual plan de control aéreo, sin embargo, se concentraría en la zona rural. Consistiría en obtener la información georreferencial de los campos, es decir, las coordenadas de cada parcela para así iniciar la pesquisa.

$20 Millones

* Cuesta el Heron 1, avión no tripulado que se usa en tareas de inteligencia y que construye una compañía estatal israelí.

12 Empresas

* Son las interesadas en participar de la licitación del servicio de supervisión aérea, según indican en el Gobierno.

La batalla contra la evasión ahora se define en el aire

La AFIP busca controlar la presunta evasión de los productores rurales con un novedoso sistema de vigilancia aérea.

* Como en la guerra. Se analiza la posibilidad de contratar aviones no tripulados como los que usa Estados Unidos para inteligencia en las guerras de Medio Oriente.

* Capacidad. Con máquinas de esas características, se puede vigilar cerca de 24 millones de héctareas, la mitad de la pampa húmeda.

* Primera fase. el Gobierno tiene casi listo el pliego de licitación para, en principio, contratar un servicio tercerizado de "captura de videos y fotografías aéreas, junto con vuelos para el seguimiento de objetivos".

* Segunda fase. La AFIP aspira a comprar varios aviones de esas características si funciona la primera etapa del proyecto.

* Otras funciones. Suponen que con esos aviones también se puede controlar mejor el narcotráfico.

Aviones con cámaras infrarrojas

* La información que fuentes con acceso al proyecto filtraron a La Nacion incluyó una precisión: los aviones portarían cámaras infrarrojas, útiles para vuelos nocturnos. Eso serviría para la lucha contra el narcotráfico. Pero el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, fue tajante: "¿Para qué quiero cámaras infrarrojas? La idea es controlar las declaraciones de los productores en el terreno. Los vuelos nocturnos no sirven para eso".

Comentá la nota