La filial local de Petrobras cede activos para blindar su negocio en la Argentina

Se desprenderá de 12% de su producción de crudo para embolsar fondos que destinará a inversiones en el país. La venta también actúa como un blindaje frente a su deuda en dólares
En una operación que tiene como objetivo blindar el negocio general de Petrobras en la Argentina, la filial local de la empresa (Petrobras Energía, que se hizo sobre las espaldas de la ex Perez Companc) vendió su negocio en Perú a la casa matriz, con sede en Brasil. De esa manera, la firma con sede en Maipú 1 de la Capital Federal embolsará u$s 619,4 millones que destinará a "potenciar la capacidad de focalizar la inversión de la compañía en la Argentina y fortalecer la situación financiera de corto y mediano plazo", según informó ayer la empresa.

En términos formales, la operación implicó la venta de un 60% de la participación de Petrobras Energía en Petrobras Valores Internacional de España S.L., una firma que posee un 99,79% del capital social de Petrobras Energía Perú S.A. y otras participaciones menores, a favor de una subsidiaria de su sociedad controlante, Petróleo Brasileiro.

A su vez, el principal activo de la filial peruana es el lote de explotación X, en la Cuenca Talara, con una producción aproximada de 16.000 barriles equivalentes de petróleo (crudo y gas) por día. Se trata de un 12% de la producción total de la filial local de Petrobras.

"Esta operación fue aprobada por el Directorio de Petrobras Energía con previa opinión favorable de su Comité de Auditoria. A su vez, el Comité de Auditoria, a los fines de otorgar la referida opinión, ha tomado en consideración las opiniones de dos evaluadoras independientes de reconocido prestigio internacional", justificó la empresa.

Para Petrobras Energía, la venta implica el reconocimiento de una utilidad antes del impuesto a las ganancias de unos $ 1.600 millones.

Los planes locales

Luego de varios trimestres con caída en sus ganancias, Petrobras Energía aplicó ajustes en sus gastos y cerró 2008 con una utilidad de un 1,8% ($ 776 millones) en comparación con 2007. Sin embargo, el contexto general del negocio comenzó a empeorar hacia el último trimestre del año pasado, de la mano de la crisis internacional y la caída en el precio de los commodities, como el crudo.

La empresa, además, registra una persistente baja en la producción de hidrocarburos, el principal sostén de las compañías petroleras. Por caso, el año pasado cayó un 7%. En ese contexto, la empresa se propuso entre sus desafíos para 2009 "incrementar reservas y producción, priorizando la exploración como vehículo de crecimiento para el largo plazo", según establece en sus libros.

Se trata de un objetivo ambicioso en términos de inversión, que va a contramano del contexto internacional del negocio. En el mercado analizaron ayer la cesión de activos a la casa matriz como una manera de solventar sus compromisos de inversión.

Su situación financiera tampoco es un dato menor. Aunque en el mercado aseguran que una empresa de este tipo está muy alejada de una ruptura en sus pagos financieros, Petrobras Energía avisa en sus últimos balances que "la casi totalidad de la deuda financiera de la sociedad, al igual que una parte significativa de la deuda de sus sociedades relacionadas, está denominada en dólares estadounidenses, lo que expone a la Sociedad a riesgos cambiarios" debido a la devaluación argentina. En ese sentido, los fondos que obtendrá por la venta agregan una cuota de tranquilidad a su vida financiera.

Comentá la nota