La UOM fija en 20% la suba salarial 2009

Pese a que el impacto de la crisis en la estabilidad laboral constituye por ahora su principal preocupación, los gremios industriales comenzaron a afinar el lápiz para definir la pauta de los aumentos salariales que aspiran negociar en 2009. Con la premisa básica de resistir cualquier intento de encorsetar las paritarias o postergar su discusión para el segundo semestre, en la conducción de la UOM, el más numeroso de los sindicatos del sector fabril, ya definieron el esquema con el que desde marzo se sentarán a negociar con las cámaras empresarias: un aumento promedio de 20%.
La cifra definida puertas adentro del gremio que conduce Antonio Caló apunta a compensar las previsiones de la inflación para el próximo año, más algunos puntos de recuperación de los salarios de la industria metalúrgica. “Es el mismo esquema que se estableció este año cuando reclamamos el 32% y cerramos con ese porcentaje, lo que nos permitió hacer frente a la suba de precios y recuperar los sueldos que estaban muy atrasados”, explicaron fuentes del sindicato.

En ese sentido, la dirigencia metalúrgica también plantea sus discrepancias con la alternativa de acompañar una pauta acordada entre el Gobierno y Hugo Moyano, al advertir que la negociación de cada gremio dependerá de la situación que enfrente cada sector al momento de negociar el acuerdo salarial. “Hay que esperar hasta marzo cuando se va a ver la profundidad de la crisis y el impacto de la caída de la actividad en los diferentes sectores”, comentaron las fuentes.

Dentro de la UOM no reina el optimismo por el futuro de la economía local en el corto plazo. Hay dudas sobre los efectos de las últimas medidas dispuestas por el Gobierno para incentivar la producción y el consumo, y algunos dirigentes alertan que la situación en materia de empleo se agravará. Hasta ahora los relevamientos realizados por las seccionales del gremio en los últimos dos meses detectaron que entre las distintas ramas de la industria metalúrgica se produjeron 4.000 despidos, otras 4.000 suspensiones y alrededor de 2.000 trabajadores afectados por recortes de horas extras y adelantos de vacaciones. “Hay que ver que pasa si llegamos a marzo con empresas que no se recuperaron de la crisis y no pueden seguir pagando las suspensiones y se ven forzadas a despedir”, alertaron desde el gremio.

Comentá la nota