Fija su posición sobre el caso Inpla

Tras la Audiencia Pública, se refieren sobre la ordenanza en cuestión y dan a conocer además, una serie de conclusiones.
El Colegio de arquitectos de la ciudad de Pergamino da a conocer públicamente su posición tras la audiencia pública respecto al tema que involucra a la empresa Inpla. "El Colegio de Arquitectos fija su posición frente al Proyecto de ordenanza correspondiente al expediente 10149/07 que fuera tratado en Audiencia Pública del día miércoles 19 de agosto de 2009, para supuestamente ponerle un punto final a dicha situación. "Así como las sociedades crean leyes, ordenanzas, códigos y reglamentos que permitan la convivencia teniendo como objetivos primordiales la justicia, la equidad y el bien común, las ciudades diseñan normativas técnicas que regulen su crecimiento, con el claro objetivo de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. "En la Ciudad de Pergamino, desde hace más de 30 años, el Código de Zonificación actualmente vigente es el marco regulatorio que define el ordenamiento territorial. En muchas ocasiones se planteó la necesidad de reformularlo generando una nueva normativa, que tenga en cuenta a la ciudad como un fenómeno dinámico, sujeto a múltiples tensiones de carácter social, económico, político, cultural. "Esta falta de adecuación de la norma a los cambios de este organismo vivo que es la ciudad, sumada a las presiones económicas, o de intereses particulares en algunos casos, obligó a los funcionarios de turno a transitar por el camino de las excepciones, pasando por alto el hecho de que el incumplimiento de la norma genera nuevos puntos de conflicto, así como situaciones de inequidad. "Evidentemente esto ha sido comprendido por el señor Intendente, quien, poniéndose al frente de un proceso que debe sin duda liderar, convocó a todos los sectores y organizaciones de la ciudad con el fin de constituir el Ente Promotor del Plan Estratégico para la Ciudad de Pergamino. El Colegio de Arquitectos aceptó la invitación, dispuesto a participar activamente del mismo, colaborando de este modo a la producción de un nuevo marco regulatorio que sea capaz de traducir, en compromisos compartidos por todos, la construcción de la ciudad que aspiramos. "Nos llama poderosamente la atención, que a pocos días de este suceso, el propio Departamento Ejecutivo Municipal elevó al Concejo Deliberante un Proyecto de Ordenanza que modifica el Código vigente con la reasignación de zonas. Rescatamos en este punto la correcta decisión del HCD en la convocatoria a Audiencia Pública para el tratamiento del tema, y a eso nos avocaremos.

Nueva delimitación de zonas

"Nos vamos a referir en primer término al sector que está actualmente definido como R6 y pasaría a R5C. "Este sector, atravesado por la cuenca del arroyo Chu Chú, es receptor además de las aguas provenientes de la zona rural, como lo indica el plano provisto por el INA en su estudio de la cuenca hídrica de Pergamino. La reasignación de zona genera para el sector la posibilidad de un aumento de la densidad poblacional, que pasaría de 60habs/ha a 80habs/ha, pero además, para toda nueva subdivisión, pasaría de una parcela mínima de 1500m2 a una de 400m2. Si tomamos por ejemplo una hectárea (una manzana de 100m de lado), donde antes podríamos haber subdividido en 6 lotes, la nueva zona permitiría hasta 25, con la consecuente disminución de la superficie de absorción de tierra, lo que no haría más que agravar el problema. "Seguramente el Estado condicionará esa nueva zona a mejoras y saneamientos, previo a cualquier proceso de urbanización. Pero sabemos, y a nadie se le escapa, que la propia dinámica de los procesos de desarrollo desde el ámbito privado, harán de estos condicionamientos un imposible de hecho para el contralor municipal. "La segunda zona afectada por el cambio de nomenclatura es la que corresponde a una banda de 30m a ambos lados de la Ruta 188, desde el Ex Ferrocarril Mitre hasta la Ruta 32. Esta zona pasaría de RE2 a C8. La actual zona RE2 significa tener un sector cuyo uso predominante es la vivienda unifamiliar, con actividades complementarias de esparcimiento y recreación. El cambio a C8 significará la posibilidad de incluir usos institucionales, comerciales, administrativos y demás, a nivel barrial. En tal sentido afirmamos: No es lógico pensar en un cambio de zona sin tener aún completamente definida la traza de la autopista, así como la unión de la misma con la Ruta 32; No es lógico pensar en una zona comercial a escala barrial a ambos lados de una vía con alto grado de tránsito pesado. La mayor parte de la zona reasignada no está aún consolidada, constituyendo, el uso residencial unifamiliar el predominante, mientras, el pequeño sector comercial de la misma, que se extiende sólo hasta calle La Plata / Calle 6, está degradado. Pareciera que se intenta repetir una situación de conflicto tal como la que hoy vemos desde el 1º al 2ª cruce. "El proyecto de ordenanza propone para la misma un uso, sin tener en cuenta a la ciudad como hecho global, adelantándose a las decisiones concertadas del Plan Estratégico recientemente lanzado".

La parcela afectada por Inpla

"Por último nos vamos a referir al caso de la Industria Inpla. No hay duda que este conflicto va mucho más allá del cambio de uso a la zona. Surge a partir de una situación de excepción, como hablamos en un principio: el otorgamiento por parte del Municipio de una habilitación provisoria. Esto ha generado una situación de conflicto producto de intereses encontrados y no fáciles de conciliar. No podemos desconocer, que después de más de 10 años de funcionamiento, hay derechos adquiridos, además del lógico y legítimo reclamo de los operarios que temen por la pérdida de la continuidad de su fuente de trabajo. Este conflicto no es único en la ciudad, el permitir radicaciones de cualquier índole vía excepciones, planteará indefectiblemente situaciones de inequidad y tensiones en el sistema urbano. El proyecto de ordenanza define algunos atenuantes que intentan ayudar a la coexistencia de usos incompatibles: control de efluentes, de emisión sonora, contaminación visual, pero serán impotentes para la recreación de la escala barrial que el vecino aspira y merece".

Conclusiones finales

"No surge de los considerandos del Proyecto de Ordenanza, ni de la observación directa realizada por este Colegio, la necesidad de efectuar cambios en las zonas R6 y RE2, las que deberían ser materia discusión del Plan Estratégico. "De dicho Plan surgirán sin dudas los lineamientos para el sector comprendidos en un análisis global y del desarrollo estratégico de la ciudad toda. "Constituyendo el problema de fondo la radicación de la Industria INPLA, no comprendemos la derivación del proyecto en la modificación de las otras áreas. Respecto a la creación del Distrito Industrial 1, consideramos que el conflicto planteado sobrevivirá y superara el mero hecho del cambio de zonificación. "No obstante lo dicho en punto anterior anterior, el marco legal planteado por el Estado Municipal, para la situación actual, deberá contar con el mayor grado de condicionamiento hacia la situación edilicia y de funcionamiento fabril, que permita atenuar el conflicto con los vecinos, preservando la calidad de vida de estos. "Dicho marco legal debería plantear, de ser esto posible, una condición suspensoria de la habilitación en un plazo razonable que permita la relocalización definitiva de la industria"

Comentá la nota