Fighiera: obreros de Rueda no acatan la conciliación y la fábrica evalúa irse

Fighiera. — Una asamblea de trabajadores de la fábrica de llantas Ruedas EB decidió no acatar la conciliación obligatoria dictada anteanoche por el Ministerio de Trabajo. La situación de conflicto que perdura desde el lunes pasado parece haber ingresado en un punto de difícil resolución: mientras unos 70 obreros y sus familias mantienen un piquete en la puerta fabril, la empresa evalúa el cierre definitivo y su traslado, y un juez de Rosario podría decidir de un momento a otro el desalojo de los manifestantes.
"En asamblea decidimos no acatar la conciliación porque los empresarios no quisieron negociar absolutamente nada. Estamos pidiendo la reincorporación de los despedidos y la conformación de un cuerpo de delegados, entre otras cosas", señaló Daniel Lucci, vocero de los obreros y uno de los cuatro despedidos. "Seguimos en la puerta de la fábrica junto a nuestras familias y vecinos, además de dirigentes de otros gremios que han llegado a darnos su apoyo", añadió.

Hace un mes, Ruedas EB despidió a cuatro de sus casi 110 empleados, a quienes acusa de "extorsionar para lograr prebendas económicas a cambio de mantener la paz en la empresa".

Anteayer, una maratónica audiencia en la sede rosarina del Ministerio de Trabajo culminó sin mayores avances, salvo en el dictado de la extensión de la conciliación obligatoria por otros seis días.

Arremetida empresaria. Según uno de los abogados de la empresa, Paul Krupnik, el desarrollo de la aludida audiencia "fue algo demencial, y dejó bien en claro que estos cuatro empleados extorsionan con un reclamo irrisorio con la pretensión de manejar la empresa".

En tanto, Luciano Lermer, otro de los letrados de Ruedas EB, denunció que "a los cuatro despedidos le corresponderían unos 60 mil pesos en conjunto de indemnización, la empresa ofreció pagar 90 mil en total pero ellos se despacharon con un pedido de 100 mil pesos para cada uno". Y Krupnik resaltó: "Tanto es así que en el acta labrada por el Ministerio de Trabajo quedó asentada esta situación como un pedido de «indemnización extraordinaria»".

El abogado reveló que por estas horas "se evalúa el cierre definitivo de la empresa y su traslado a otro distrito".

Mientras la planta continúa paralizada y unos 30 encargados y operarios que no adhieren al conflicto pretenden retornar a sus tareas, el juez de Instrucción Jorge Baclini aún mantiene en suspenso su resolución del lunes pasado de desalojar el piquete con la intervención policial.

"No creo que un juez quiera intervenir por la fuerza, este es un pueblo chico y somos todos laburantes que lo único que queremos es la reincorporación de los despedidos y que nos reconozcan nuestros derechos", expresó Lucci ante esa posibilidad.

Comentá la nota