La Fiesta de la Vendimia en Mendoza, una vidriera política para los presidenciables

La Fiesta de la Vendimia en Mendoza, una vidriera política para los presidenciables
Cuatro presidenciables del PJ no dudaron en mostrarse juntos en la tradicional ceremonia mendocina, pero no se ahorraron los dardos. Macri, Aguad y Cobos fueron protagonistas de distintas fotos que levantarán polémica en sus partidos. Massa llega este domingo
Como cada verano, la Fiesta Nacional de la Vendimia se convirtió una vidriera política. Pero este año tiene una cuota extra: entre los presentes hay nueve nombres que suenan como presidenciables.

Miles de turistas y mendocinos acompañaron a la reina y virreina de la Vendimia, que desfilaron en el tradicional carrusel por las calles céntricas de la capital de Mendoza. Junto al gobernador Francisco "Paco" Pérez, que hizo de anfitrión, en el palco oficial estuvieron sus pares de Buenos Aires, Daniel Scioli; de Salta, Juan Manuel Urtubey; de Entre Ríos, Sergio Urribarri; y de Córdoba, José Manuel De la Sota. También cantó presente el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

"Estamos tendiendo puentes", admitió Pérez, sobre la foto que podría ser un augurio de las tensiones que habrá en el PJ durante el postkirchnerismo. "La fuerza nuestra hoy es la unidad con nuestros distintos puntos de vista y conscientes que será a través de las internas previstas que se dirimirán las candidaturas", reforzó Scioli el concepto en una entrevista con el portal MDZ Online. Aunque no dudó en sumarse a la foto, Urribarri no fue tan conciliador con su rival: "Yo soy paladar negro K, Scioli es él... un nuevo proyecto".

En la mañana del sábado, buena parte de los "políticos vendimiales" participaron del clásico desayuno de la Coorporación Vitivinícola Argentina (Coviar), en el que estuvieron los gobernadores, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, los legisladores radicales con gorra de 'presidenciables' Julio Cobos y Ernesto Sanz. Lo mismo hicieron Capitanich, los ministros de Trabajo, Carlos Tomada, y Agricultura, Carlos Casamiquela, y el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli. También estuvo el titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, el único que minimizó sus aspiraciones políticas.

En ese convite se dieron tres de las fotos más destacadas de la jornada: Cobos-Macri, quienes ratificaron sus coincidencias; Macri-Scioli, quienes se saludaron con un abrazo; y Scioli-Cobos.

El jefe del PRO también se cruzó con los legisladores radicales Oscar Aguad y Laura Montero, y con el intendente de Godoy Cruz, Alfredo Cornejo. Y posaron para las cámaras.

Las fotos no terminaron ahí: hubo algunas inesperadas, como la de Sanz y Domínguez.

Y otras "cantadas", como la del saludo de Humberto Tumini con Sanz y sus pares Mario Raúl Negri y Fernando Pino Solanas.

El jefe de Gobierno porteño, que aprovechó la ocasión para criticar al kirchnerismo y hablar de "fin de una etapa en la Argentina", viajó junto al ministro de Gobierno porteño y armador del PRO, Emilio Monzó, y el presidente del banco Ciudad, Octavio Frigerio. El viernes visitaron a una familia que los contactó por Facebook y se reunieron con empresarios. Y aprovecharon su paso por la capital provincial para apoyar a su candidato a concejal en las elecciones comunales que se celebrarán a fin de mes, Gustavo Senetiner.

Por su parte, Scioli llegó al mediodía junto a una delegación del Banco Provincia encabezada por Gustavo Marangoni y Santiago Montoya. Antes de subir al palco oficial, afirmó: "Vine a acompañar a un gran compañero como es el gobernador mendocino `Paco´ Pérez, en un momento de la Argentina donde tiene que predominar el sentimiento patriótico".

El gobernador bonaerense tiene una agenda cargada: un partido de futsal a beneficio de los inundados de Mendoza, una reunión con empresarios en Guaymallén y otra con más de 300 productores agrícolas en Luján de Cuyo, además de un encuentro privado con "Paco" Pérez.

No todo fue color de rosas para el kirchnerismo. Según Los Andes, "Paco" Pérez pegó un "faltazo" al Agasajo Vendimial, que fue tildado por algunos de "histórico". Aparentemente, una protesta de productores y viñateros bloqueó el ingreso al tradicional evento que cada año se realiza en la bodega Los Toneles, de Guaymallén.

Otro hecho que incomodó al oficialismo fue la elección de la "reina antiminería" -la contracara de la vendimia-, que también se paseó por las calles de Mendoza (foto). Incluso hubo un momento de tensión cuando se cruzaron con militantes de La Cámpora y Kolina, a quienes rebautizaron en sus cantos "soldados de Chevron".

Recién este domingo llegará el último de los que están en carrera para el 2015, el diputado Sergio Massa. Se sumará al resto en el almuerzo solidario que por sexto año consecutivo organiza la Fundación Uno Medios. Todos les presidenciables ya se anotaron.

Coment� la nota