La fiesta fue pesadilla: Vélez dejó a Boca sin punta

En la Bombonera, ganó por 3 -2, con goles de Uglessich, Cabrera y Cristaldo; los xeneizes están a un punto de los líderes, San Lorenzo y Tigre; Forlín y Palacio, los descuentos
La mesa estaba servida para que Boca se convirtiera en el único líder del torneo Apertura, a cuatro fechas del final, tras el empate de San Lorenzo en Rosario. Sin embargo, la fiesta que los xeneizes pensaban vivir en la Bombonera se convirtió en un lamento grande. Vélez se dio el gusto al vencer a Boca como visitante por 3 a 2 y lo dejó desilusionado y sin punta.

Uglessich abrió el marcador en el primer tiempo. En el complemento, aumentó el ingresado Nicolás Cabrera, descontó Forlín, Cristaldo hizo el 3 a 1 y, sobre el final, Palacio, que también entró, puso cifras definitivas a la emocionante tarde de la Bombonera.

Boca, con 29 puntos, quedó a uno de los líderes, Tigre y San Lorenzo, que jugaron ayer. Lanús, el cuarto en discordia, acumula 25. Vélez, con el éxito, suma 23 y parece lejos, cuando sólo quedan 12 unidades en juego.

El partido. En el primer tiempo, Boca ejerció presión desde el inicio, aunque no era claro en los metros finales. A los 12 minutos, Datolo cabeceó solo, pero por arriba un centro desde la derecha de Ibarra.

Sin embargo, cinco minutos después, a los 17, Vélez sorprendió a los xeneizes y abrió el marcador con una jugada de pelota parada. Desde la izquierdo, Papa ejecutó un preciso centro, que encontró la cabeza de Uglessich, que, con un potente frentazo, al palo izquierdo de García convirtió el 1 a 0.

El equipo de Liniers lo dejaba a Boca sin la posibilidad de alcanzar la cima. Los xeneizes entraron en la confusión propia de una derrota parcial sorpresiva. La defensa visitante se afianzaba al igual que el arquero Barovero. Recién, a los 38, el equipo de Ischia inquietó a su rival. Tras un córner de Riquelme, cabeceó Cáceres en el segundo palo y salvó Barovero con ayuda del travesaño.

En la última acción de la mitad inicial, el club de la Ribera pudo conseguir el empate. Luego de un pelotazo, Riquelme se anticipó a Barovero y, sin arquero, definió por arriba del travesaño.

Para el complemento, Ischia dispuso el ingreso de Gaitán por Dátolo. Boca salió con todo, pero, a los 6 minutos recibió otro golpe. Nicolás Cabrera, que había ingresado un minuto antes por Coronel, hizo una buena maniobra individual y definió, con un toque, al palo izquierdo de García para decretar el 2 a 0.

Esta vez, Boca no acusó el golpe y rápidamente consiguió el descuento. Riquelme ejecutó un tiro libre, la pelota pegó en el travesaño y Forlín, de cabeza, empujó la pelota al gol: 2 a 1.

La sensación era que los xeneizes se iban a llevar por delante a Vélez. Ischia dobló la apuesta y puso a Palacio, que no jugaba hace más de un mes, por Cáceres. Vargas pudo empatar, pero su remate salió apenas arriba. Hasta que, a los 18, Vélez aumentó otra vez. Cristaldo definió al palo derecho de García y marcó el 3 a 1.

A Boca se le acababan las esperanzas, pero Palacio volvió a encender la ilusión. A los 39, el delantero xeneize aprovechó un centro de Gaitán y, de cabeza, descontó. Boca iba, Vélez, de contra, tenía espacios. Nanni perdió un gol solo. Vélez estaba más cerca del cuarto, mientras Boca se desesperaba.

El árbitro Diego Abal adicionó cuatro minutos más. Sin embargo, ya era tarde y Boca no encontró el camino. El sueño de una tarde de fiesta quedó en pesadilla y sin la cima.

Comentá la nota