Fiesta monumental de comparsas en los corsos centrochaqueños de Quitilipi

- Con una fiesta monumental de comparsas se produjo el esperado regreso de los carnavales centrochaqueños a la ciudad de la amistad, un espectáculo de brillo, color y alegría que hizo estallar el corsódromo de la avenida Chaco.

Para abrir la noche se presentaron las comparsas infantiles, lujosas anfitrionas que siempre se destacan por su dedicada preparación. El flamante corsódromo casi colmado recibió entonces a Irupecito, Marabukín y Araicito, que con su frescura y alegría prepararon al público para lo que vendría después.

Pasada la medianoche comenzó el desfile mayor con una apertura de lujo: la comparsa Irupé, última campeona, salió a la calle como si no hubiera pasado el tiempo. Imponentes carros, calidad en trajes y desbordante belleza de pasistas se conjugaron también con una animada coreografía y un excelente "show de escola" que sorprendió a propios y extraños. Luego desfiló la comparsa Marabú con un homenaje a fundadores y colaboradores fallecidos como Alicia Villacorta, Edi Benítez, Valenzuela, Danilo Dufur y Tati Mañanes. La puesta en escena dejó bien en claro las ganas de recuperar el título carnavalero: majestuosas carrozas, coloridos diseños y mucho baile fueron los condimentos de Marabú en la noche. A la frescura de pasistas, bastoneras y reina se agregó también este año un grupo de mujeres en la batucada que desataron el aplauso de la tradicional hinchada roja y azul. El cierre de la primera velada estuvo protagonizado por la joven comparsa Araí, cuyo crecimiento a pasos agigantados no deja de sorprender. En el paso se produjo en debut del flamante presidente Edgardo Aguirre y otros integrantes de la comisión, quienes rápidamente vieron satisfechos en la calle el fruto de tanto esfuerzo y trabajo pese a las adversidades. Y Araí mostró lo suyo: grandes carrozas, la imponente reina Corina Garrido, derroche de danza con pasistas masculinos y femeninos y un plus especial con el "destape" artístico de varias bailarinas, realmente para el infarto.

El público salió conforme tras la ansiosa espera que duró más de un año, confirmando que la fiesta de corsos centrochaqueños está más viva que nunca en Quitilipi. Los desfiles continuarán el próximo sábado desde las 22 con el paso de infantiles y mayores de Marabú, Araí e Irupé, en ese orden.

Comentá la nota