La fiesta está preparada en el Buenos Aires

Con tres jugadores en semifinales, la Legión prácticamente acaparó la definición; hoy, desde las 12, Acasuso-Robredo; luego, Nalbandian-Mónaco
Si la Copa Telmex tuvo toda la semana un sabor bien argentino, las semifinales no podían pintar de mejor manera esa realidad: la Legión metió tres de los cuatro semifinalistas del certamen ATP 250 que se disputa en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, lo que le garantiza un hombre en la final de mañana que saldrá del choque entre David Nalbandian y Juan Mónaco, no antes de las 14. El tercero es José Acasuso, que se enfrentará con el español Tommy Robredo desde las 12.

La lluvia que duró hasta la mitad de la tarde no pudo detener la jornada ni tampoco a los tenistas locales, que dejan en claro que en la Catedral se sienten de manera fenomenal. Con un calor sofocante, como en jornadas anteriores, o con aguaceros y canchas pesadas, como el primer día y ayer.

El unquillense fue el último en salir a la cancha, pero su partido tuvo un final precipitado por una distensión de Ferrero en el aductor derecho, por la que pidió atención durante el primer set y dijo basta cuando Nalbandian, defensor del título, se imponía por 6-3 y 3-0. Para el Rey David fue un alivio: "Estuve los dos últimos días en cama, con fiebre, sin poder levantarme, así que haber ganado es una alegría muy grande. Tenía claro que iba a jugar sí o sí, porque a la gente no le podía fallar. Por suerte tuve buenas sensaciones durante el partido. Espero seguir mejorando para estar bien contra Pico", dijo el cordobés luego del encuentro.

Nalbandian tuvo un primer set de alto nivel, en el que sólo quedó un poco desestabilizado luego de que el valenciano pidió atención médica cuando perdía 4-1. Inmediatamente Ferrero le quebró el saque, pero el cordobés retomó el camino de la solidez para asegurarse el parcial con un nuevo quiebre en el noveno game. Luego, el partido se decantó hacia la despedida del español.

Nalbandian protagonizará hoy un choque estelar con Pico Mónaco, que le ganó un partido del corazón a su amigo y coterráneo Máximo González por 6-2 y 6-3, un resultado que no refleja exactamente la paridad que hubo entre ambos. Por momentos entregaron un partido muy parejo, en el que la experiencia y la jerarquía de Mónaco pesaron para inclinar la balanza.

"La verdad es que fue difícil jugar contra Machi. No te podés sacar de la cabeza que enfrente tenés un tipo con el que te entrenás muchas veces, al que conozco desde los cinco años? En el medio del partido pensás en esas cosas, aunque no puedo negar que estoy feliz por haber ganado y por estar nuevamente en las semifinales del torneo", comentó el campeón de la Copa Telmex 2007.

Acasuso, el quinto favorito, tuvo una performance arrolladora ante un agotado español Oscar Hernández, que había jugado con Diego Junqueira hasta última hora del jueves. El misionero se impuso por 6-1 y 6-2 en la Catedral y reafirmó su permanente condición de favorito en Buenos Aires, donde fue finalista en 2001 (ingresando desde la clasificación, perdió con Gustavo Kuerten, entonces el N° 1 del mundo) y el año pasado (cayó ante Nalbandian en el encuentro decisivo), y donde además llegó a las semifinales otras tres veces, incluyendo la de esta temporada. A Chucho sólo le falta alzar un trofeo que ya merece largamente.

Por tercera vez en tres semanas chocará en las semifinales con Robredo, lo que habla muy bien de los dos en esta gira latinoamericana sobre polvo de ladrillo que terminará la semana próxima con el ATP 500 de Acapulco. En Viña del Mar se impuso el argentino, que luego perdió la final ante el local Fernando González; en Costa do Sauípe ganó el catalán, que se quedó con el título; aquí deberán desempatar.

"Nos conocemos mucho. Evidentemente estamos jugando bien los dos. Nunca me había pasado de jugar tres semanas seguidas con el mismo jugador. Va a ser un rival duro. Cada semana es una historia diferente. Voy a tener que estar muy bien para ganarle", dijo el misionero.

Robredo, tercer preclasificado, feliz por su regreso al equipo de Copa Davis de su país, tuvo más trabajo de lo esperado para derrotar al brasileño Franco Ferreiro, ingresado desde la clasificación, por 6-4 y 7-6 (7-4). "Si nos volvemos a enfrentar con Acasuso es porque estamos bien los dos. El me ganó bien en Viña y yo tuve una semana fenomenal en Brasil", dijo Robredo.

Aunque todavía hay que pasar la jornada de hoy, ya se sabe que al sabor argentino de la Copa Telmex sólo le falta el último trago.

* Una distinción especial para Juan Mónaco

Juan Mónaco recibió ayer el premio Charlie Gattiker, que durante la Copa Telmex se otorga al esfuerzo y la entrega deportiva. Pico sucede en el historial de esta distinción a Lucas Arnold, su compañero en el dobles en los torneos de esta temporada.

Comentá la nota