Fiebre de consumo en los comercios de Caracas

Largas filas en locales de electrodomésticos.
La devaluación del bolívar decretada por el gobierno de Hugo Chávez hizo que cientos de venezolanos coparan ayer las tiendas de electrodomésticos para comprar productos y tratar de evitar así una posible escalada de los precios en el país, azotado por la inflación más alta del continente.

En los centros comerciales se vieron largas filas de personas que esperaron pacientemente para poder comprar equipos de sonido, computadoras, televisores y todo tipo de aparatos electrónicos, en un país donde el afán consumista contrasta con el socialismo que quiere implantar Chávez desde hace 11 años.

El anuncio de Chávez ocurrió el viernes por la noche, y muchos venezolanos ni se enteraron hasta bien entrado el día de ayer.

"Hice dos horas de fila en la entrada de la tienda para comprar un televisor y dos altavoces porque seguro que el lunes todo amanece al menos al doble del precio actual", dijo Miguel González, un ingeniero de 56 años.

Por lo menos unas 150 personas esperaban para ser atendidas en esa tienda, ubicada en el centro de Caracas. Algunos despotricaban e insultaban a Chávez. Muchos rememoraron el "viernes negro" de febrero de 1983, cuando el gobierno de entonces implantó un control de cambios que dio origen a un indetenible deterioro de la moneda local.

"Este es un viernes negro, teñido de rojo rojito", dijo Diana Sevillana, una joven ejecutiva de ventas, en referencia al color que caracteriza la revolución chavista.

Comentá la nota