Fidel Castro acusó a México y a los Estados Unidos de exportar al mundo la influenza A

El ex dictador cubano Fidel Castro acusó a México y a los Estados Unidos de ser "exportadores mundiales" del virus de la influenza A, y consideró que su "fulminante expansión" pudo haberse evitado.
"Ambos países se han convertido en exportadores mundiales de la epidemia. Tal vez esa fulminante expansión pudo evitarse", afirmó Castro en un artículo leído en televisión, dos días después de haber acusado al gobierno mexicano de ocultar la enfermedad por la visita del presidente Barack Obama a México los días 16 y 17 de abril.

El líder cubano reseñó que "el 11 de abril el grupo de alerta de la Organización Panamericana de la Salud, basándose en los informes de la prensa mexicana, pidió a la Secretaría de Salud verificar un supuesto brote de influenza en la comunidad de La Gloria, explicando que podía constituir un riesgo de salud de importancia internacional".

"¿Sería posible que en México los días 16 y 17 de abril nadie conociera una palabra de los hechos que desde ese país se le haría saber al mundo seis días después? ¿Ni siquiera los organismos de inteligencia de Estados Unidos, expertos en información, conocían lo que estaba a punto de ocurrir?", se preguntó Castro.

México difundió la primera información a la comunidad internacional sobre la epidemia el 24 de abril y cinco días después Cuba cerró todos sus vuelos con ese país. Como respuesta, el presidente mexicano, Felipe Calderón, afirmó el viernes que estudia suspender un viaje programado a Cuba para este año.

El martes, al detectarse el primer caso de contagio en Cuba de un estudiante mexicano, Castro afirmó que el gobierno de ese país no informó al mundo de la presencia del virus a causa de la visita de Obama. "Ahora nos amenazan con suspender la visita del presidente Calderón a Cuba" mientras que "en este momento nosotros y decenas de otros países pagamos los platos rotos y encima nos acusan de medidas lesivas a México", había enfatizado el martes.

"Nosotros -concluyó- no somos culpables de las drásticas medidas que la epidemia obligó a aplicar al gobierno mexicano".

Comentá la nota