Fideicomiso: dicen que lo disolvieron para "salvar" a Ranocchia Ongaro

La disolución del Consejo Directivo del Fideicomiso de la cartera sucia del BLP, cuyas funciones pasaron exclusivamente a manos del Banco de La Pampa (Sociedad de Economía Mixta), tiene como objetivo "seguir amparando al abogado Lisandro Ranocchia Ongaro" por la maniobra mediante la cual ese abogado se "apropió de honorarios de otros abogados y de fondos del propio banco", aseguraron a El Diario fuentes que participaron del órgano fiduciario.
Una auditoría habría detectado que Ranocchia Ongaro se quedó con unos 100.000 pesos del fondo fiduciario pero el Directorio del BLP la ocultó hasta la actualidad. El 18 de marzo pasado hubo un fallo de la Cámara de Apelaciones, el primero de un caso del Fideicomiso, que sentencia que Ranocchia Ongaro "se apropió de fondos" de los otros abogados: lo obliga a devolver el dinero. Ahora la maniobra quedó al desnudo y el Consejo Directivo debería denunciar penalmente al abogado y además exigirle el dinero apropiado. Pero todo queda en suspenso.

La disolución del Fideicomiso se adoptó mediante el decreto 463/09 del gobernador Oscar Jorge. En rigor se disolvió el Consejo Directivo que conformaban un representante del Ministerio de Hacienda, un representante del Ministerio de la Producción y un representante del Banco de La Pampa. Las restantes funciones siguen en plena vigencia, aunque en manos del Banco de La Pampa SEM.

Fuentes vinculadas al Fideicomiso original afirmaron que el verdadero "objetivo" es "seguir amparando al abogado Lisandro Ranocchia Ongaro frente al robo que perpetró a las arcas del Fideicomiso, del BLP y de sus propios colegas y que fuera denunciado en el mes de abril de 2007".

Uno de los antecedentes de la eliminación del Consejo Directivo del Fideicomiso es el fallo de la Cámara de Apelaciones de Santa Rosa en el expediente caratulado "Castanheira, Telésforo s/ quiebra" que condenó a Ranocchia a devolver en el plazo de tres días la suma de 9.528,45 pesos.

Según las mismas fuentes "este es el primer fallo contra Ranocchia pero el desfalco llega a sumar más de cien mil pesos". El fallo es del 18 de marzo de 2009. Días después se tomó la decisión de disolver el Consejo Directivo.

El conflicto en el órgano fiduciario se desató en abril de 2007 por el robo que se descubrió a las arcas del Fideicomiso y del BLP también. Esa vez, se detectó que Ranocchia Ongaro "retiraba fondos de los expedientes judiciales, que no rendía ni al Fideicomiso ni al BLP, ni a sus colegas, interesados en diferentes juicios".

De esta manera, las autoridades del Fideicomiso advirtieron que el abogado "se apropió de manera ilegal" de muchos fondos. Entonces fue descubierto por el administrador en representación del Ministerio de Hacienda, Juan Carlos Chirino, quien efectuó la correspondiente denuncia ante el Directorio del BLP SEM, único órgano para designar y contratar a los abogados actuantes en el Fideicomiso.

Chirino era asesor letrado del Ministerio de Hacienda y hombre de confianza del ex ministro Ernesto Franco. Fue designado en el Fideicomiso por el ministro, aunque llegó al cargo de asesor a través de un concurso.

Fuentes del Fideicomiso afirman que "el Directorio del BLP, desde que se toma conocimiento del hecho, trató de amparar la conducta de Ranocchia atacando al Fideicomiso por todos los medios posibles e ignorando o tratando de desvirtuar la acción delictiva de Ranocchia".

Cabe recordar que Lisandro Ranocchia -ex funcionario de Juan Carlos Tierno en el Ministerio de Gobierno durante el mandato del ex gobernador Carlos Verna- era apoderado de la Línea Plural que llevó como candidato a gobernador al actual mandatario, Oscar Jorge, en la interna que enfrentó al ex gobernador Rubén Marín.

Con la revelación del caso las pretensiones políticas de Lisandro Ranocchia se hicieron agua. Hubo un intento de Ranocchia de "diluir la maniobra de apropiación": depositó la suma de 58.000 pesos alegando que "por error" había retirado fondos sin notificar al Fideicomiso. Parte de esos fondos, devueltos en 2007, fue apropiada en el año 2005.

Luego de la denuncia realizada por el representante del Ministerio de Hacienda en el Fideicomiso, Juan Carlos Chirino, se inició una arremetida contra el Fideicomiso. Cabe recordar que el Directorio del BLP era el que tenía facultades para remover a los abogados y además para hacer la denuncia penal por las maniobras ilegales detectadas.

Este pronunciamiento de Chirino desató una confrontación política entre el presidente del Banco de La Pampa Oscar Jorge y el ministro de Hacienda Ernesto Franco. La pulseada se saldó con la realización de una auditoría.

"La auditoría ordenada fue iniciada por el doctor José Rodríguez, del Departamento Auditoría Interna del BLP. Si bien la auditoría emitió un informe final, nunca salieron a la luz las conclusiones de la misma, porque el Directorio ocultó los resultados", dijo una fuente.

Las conclusiones fueron contundentes: Ranocchia Ongaro no sólo "se quedó con dinero" de los otros abogados sino con capital del Fideicomiso y del Banco de La Pampa. El dinero cobrado por Ranocchia era de deudores de la cartera sucia: en ésta había de todo. Por un lado, los favorecidos y beneficiados por el poder; pero también empresas y familias quebradas por una recesión desatada en el final de la Ley de Convertibilidad menemista.

Esa tensa relación entre el Directorio del BLP y el Fideicomiso llevó a que el 8 de agosto de 2007 el Consejo Directivo del Fideicomiso intimara por carta documento al Directorio del banco estatal, haciéndolo responsable por la falta de acción penal contra Ranocchia. Primero renunció Chirino (representante del Ministerio de Hacienda) y después José Molinero (representante del Ministerio de la Producción).

El nuevo Consejo desistió de impulsar la denuncia penal contra Ranocchia. Y además "reanudó los pagos" al abogado Ranocchia, que los tenía suspendidos por el Fideicomiso que encabezaba Chirino.

Una fuente que habló con este diario remarcó: "Los abogados apoderados del Fideicomiso tienen un convenio en donde se acuerda que cobrarán sus honorarios en la misma proporción, tiempo y forma en que lo cobre el Fideicomiso. En el caso de la sentencia del caso Castanheira se le ordena devolver la suma a otro abogado al que le habría sustraído sus honorarios, pero que en verdad esos montos corresponden al Fideicomiso de acuerdo a los convenios. La auditoría dejaba claro estos conceptos, pero el Directorio del BLP la ocultó".

Comentá la nota