Festeja Cristina: la adhesión al canje de deuda fue casi total

Festeja Cristina: la adhesión al canje de deuda fue casi total
Esta semana se realizará formalmente el intercambio de los préstamos garantizados por los nuevos bonos. La Presidenta anunciará los resultados finales
Con datos provisorios, en el Gobierno estiman que el canje de los préstamos garantizados en poder de los bancos por los nuevos bonos se acercará al 100%. Ya tiene un piso en torno al 95% y aun restan computar algunas operaciones.

Fuentes oficiales, en diálogo con El Cronista, calificaron la transacción “como muy exitosa” y adelantaron que los resultados finales serán anunciados por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner entre el miércoles y el viernes próximos.

La operación permitirá descomprimir vencimientos por u$s 3.500 millones en los próximos tres años y aleja los rumores de default. Aunque es una transacción bastante más modesta de lo que imaginaron inicialmente en la Casa Rosada, en parte por la crisis internacional que se desató en el último cuatrimestre de 2008. Se circunscribe a los préstamos garantizados en poder de los bancos locales, porque el tramo internacional del canje requiere de una mayor ingeniería financiera para evitar embargos por parte de los acreedores.

El viernes cerró el plazo para que los bancos y las compañías de seguro remitan al Ministerio de Economía que conduce Carlos Fernández una intención formal de ingreso al canje, que se concretará esta semana.

A cambio de los préstamos garantizados que vencen entre 2009 y 2011, el Gobierno ofrece un nuevo título público en pesos, a cinco años de plazo, y con una tasa fija de 15,40% el primer año y luego variable, en función de la Badlar más un plus de 2,75 puntos porcentuales.

A cargo de la operación está el jefe de Gabinete, Sergio Massa, junto al secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, y el subsecretario de Financiamiento, Hernán Cosentino.

Tanto Lorenzino como Cosentino tienen experiencia en estas transacciones, porque comandaron el canje de deuda que realizó la provincia de Buenos Aires en 2005 y que logró una adhesión del 99%.

Los inversores institucionales ven la operación con agrado porque implica desprenderse de instrumentos que ajustan por la cuestionada inflación oficial y que además no tienen cotización en los mercados. Los nuevos bonos tendrán más liquidez y otra mecanismo de actualización.

Para cerrar definitivamente el canje, las entidades financieras están esperando que la AFIP emita un dictamen en el cual se asegura que la transacción tendrá un impacto “neutro” desde el punto de vista impositivo. Los principales tenedores de estos títulos son los bancos Galicia, BBVA-Francés, Santander-Río, Ciudad, Nación, y Credicoop. También resta emitirse resoluciones del Ministerio de Economía y el Banco Central que saldrían publicadas entre hoy mañana.

En esas resoluciones se consignará, entre otros aspectos, que los bancos podrán computar los nuevos bonos a valor técnico. Eso implica que más allá de los vaivenes en la cotización del título en el mercado, las entidades financieras podrán computar el bono a un valor fijo, similar al nominal. Esto es para no afectar negativamente los balances de los bancos a los ojos de sus accionistas.

Comentá la nota