El fervor por Favio rescató a Jaque de los silbidos en San Rafael

El fervor por Favio rescató a Jaque de los silbidos en San Rafael
Otra vez el mandatario fue abucheado en un acto público. Pero luego todo se calmó y hasta pudo dar un discurso de homenaje.
Su arribo pasó casi inadvertido entre la gran cantidad de gente que se había convocado dentro y fuera del teatro Roma en San Rafael. Aún así, el gobernador Jaque no escapó a los silbidos y abucheos que recibe últimamente de la gente en cada exposición pública, aunque esta vez enseguida se aplacaron y hasta pudo dirigir unas palabras a un público maravillado frente a la figura de Leonardo Favio.

Celso Jaque llegó en forma silenciosa junto al homenajeado Leonardo Favio -el compositor, actor, músico y director de extracción peronista- y el anfitrión, el intendente Omar Félix. La cita era para participar del estreno de la última película de Favio, "Aniceto", y formar parte el viernes a la noche del acto de imposición del nombre del artista a la sala del ex teatro Roma. Ahora Centro Cultural San Rafael del Diamante.

El lugar elegido fue bueno, ya que los asistentes, muchos con la misma bandera partidaria y el resto entusiasmados con el director de cine, no le dedicaron mucho tiempo al primer mandatario mendocino.

Cabe recordar que Jaque y Favio comparten además el estar enfrentados al vicepresidente de la Nación, Julio Cobos. El artista, rechazó hace unos meses la invitación para asistir a Mendoza donde se le iba a realizar un homenaje y colocar su nombre a un cine en repudio al voto no positivo de Cobos en el Senado frente al proyecto oficial sobre las retenciones móviles.

Es más, Favio firmó en diciembre una solicitada publicada en un diario porteño pidiéndole al vicepresidente su renuncia. Más tarde, mientras almorzaba con Mirtha Legrand adelantó que viajaría a Mendoza, pero lo haría a San Rafael por su amistad con el cacique local Omar Félix. Y así fue.

El viernes se estrenó "Aniceto" con la sala colmada y unas 400 personas sentadas en reposeras y banquitos en plena avenida Hipólito Yrigoyen para seguir la película proyectada en una pantalla gigante instalada en la calle. La cita era a las 21.30, pero todos debieron aguardar una hora la llegada del homenajeado y las autoridades.

Entre el público estaban la directora General de Escuelas, la sanrafaelina Iris Lima, y los legisladores provinciales Jorge Tanús, Ricardo Pettignano, Emir Félix y Luis Ruzzo. Para aplacar la impaciencia de la gente que comenzaba a aplaudir solicitando el comienzo de la película, el locutor anunció el arribo en pocos minutos del director de cine junto al gobernador Jaque.

Una expresión de desilusión se sintió en todo el teatro, pero enseguida la mención del intendente tuvo sus aplausos y el malestar se disipó.

Cuando Favio entró escoltado por Jaque y Félix fueron todos aplausos y manifestaciones de cariño de la gente hacia el cineasta, hasta que fue nombrado el gobernador y los silbidos y algunos abucheos ganaron la sala. Pero enseguida la gente eligió manifestar su admiración por Favio y dejó de lado las rispideces políticas. Incluso aceptaron escuchar al Gobernador durante su pequeño discurso de agradecimiento a Favio.

Antes de descubrir la placa, Félix dijo "qué menos podemos hacer los argentinos que agradecerle su trayectoria en todo sentido. Es un hombre con compromiso, polifacético, capaz de incursionar en varias ramas del arte y hacerlo siempre bien".

Tras recibir varios regalos, incluido uno de la Gobernación, Favio agradeció y dejó traslucir su ideología: "Les pido que todos los días al amanecer, antes de la primera oración digan: Señor, ayúdame a querer más a los humildes. Con eso está cumplida mi tarea".

Al finalizar el film, Jaque se retiró sin inconvenientes ni silbatinas, entre el público que pujaba por acercarse al director de cine.

Comentá la nota