Ferrourbano, con parada obligada

El ferrourbano no consigue dejar de ser hasta ahora sólo una propuesta de campaña electoral porque circuló únicamente algunos días, y ahora es el mismo intendente Daniel Giacomino quien pidió a la Nación que no preste servicio hasta que se cumplen las medidas mínimas de seguridad.

"Atento a los diferentes inconvenientes en la puesta en funcionamiento del sistema ferrourbano en la ciudad de Córdoba, es que el municipio solicita que no se ponga en marcha el sistema, hasta que no se haya tramitado el plan de obras complementarias, en forma definitiva, que garanticen la seguridad plena de los vecinos y de los usuarios del sistema, como de su normal rodaje", es lo que el intendente pidió ayer por escrito al secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi. "Es irrenunciable para este municipio, en primer término, la seguridad de los vecinos para que sea una obra que podamos disfrutar todos", insistió Giacomino.

El ferrourbano sólo alcanzó a funcionar algunos días y en forma irregular, pero quedó paralizado después que una niña de Villa El Nailon sufriera un accidente cuando jugaba próxima a un tren de carga que estaba en marcha. Por esa razón, la empresa Ferrocentral, prestataria del recorrido desde estación Rodríguez del Busto hasta Belgrano, en el barrio Alta Córdoba, suspendió todas las salidas del tren de pasajeros. Recién la semana pasada, la concesionaria instaló un alambre para delimitar el sector de las vías de las precarias viviendas en ese sector de la ciudad.

De todos modos, los funcionarios municipales no quedaron conformes con las medidas de seguridad que se tomaron, por lo que ayer el subsecretario de Transporte, Gabriel Bermúdez, hizo el planteo en Buenos Aires. La gestión de Giacomino solicitó que se coloque una contención a los costados de las vías similar a la que tienen los trenes del Gran Buenos Aires cuando atraviesan zonas periféricas.

También se pidió mayor compromiso por parte de Ferrocentral para que designe a un interlocutor en Córdoba, con el que la Municipalidad pueda llevar adelante los pasos que le restan al ferrourbano. Por esto, los funcionarios de la Nación se comprometieron ante Bermúdez que la semana próxima llegarán a Córdoba para mantener una reunión con las autoridades de Giacomino y con los responsables de la firma concesionada.

Bermúdez le dijo a Día a Día que el municipio cumplió con el compromiso de instalar guardia policial en el recorrido del ferrourbano, principalmente en la zona de la villa, pero que la empresa colocó un alambrado precario. De acuerdo con los plazos y pedido de más seguridad, la vuelta a funcionar del ferro llevará unos días más, sobre todo porque Giacomino quiere tener las garantías de que esté en condición la traza para que circulen las máquinas.

"Nosotros cumplimos con el compromiso de poner policía a la vera de la villa para que el tren corriera. Queremos saber qué pasará con la estación de Alta Córdoba, con los recorridos, con las viviendas para los que viven sobre la traza del ferro. Todas estas cuestiones se tratarán en una reunión que conseguimos que se realice la semana que viene en Córdoba, con la presencia de funcionarios nacionales y de la gente de Ferrocentral", indicó Bermúdez, a la salida de la audiencia en la cartera de Transporte.

En la nueva reunión se hablará del segundo plazo de la obra, que contemplará la ampliación del recorrido de estación Belgrano hasta el Mitre.

Comentá la nota