Ferroautomotora: Posible estafa hacia el estado y trabajadores ferroviarios

Un grupo de operarios ferroviarios que habían sido convocados en el 2007 para la construcción de la Ferroautomotora de Mar del Plata denunció que, si bien no volvieron a ser citados para trabajar, desde ese año a la actualidad sus sueldos –que promedian los 2 mil pesos- fueron depositados y cobrados por otra persona, sin que ellos tuvieran conocimiento. Este martes, se presentará una denuncia ante la Justicia.
LA ANUNCIADÍSIMA OBRA

En agosto de 2004, el ex intendente Katz anunció la construcción de la nueva estación ferroautomotora de Mar del Plata, con un costo a cargo del Estado nacional de 170 millones de pesos.

"Las vacaciones de invierno del 2007 tendrían que estar recibiendo a los pasajeros con una nueva estación ferroautomotora", había aventurado el ex Jefe Comunal.

A fines de 2006, se conoció que la beneficiada de la millonaria obra sería la UTE, integrada por Néstor Otero y el grupo Emepa-Ferrovías. En ese momento, se indicó que la obra demandaría 18 meses. En otras palabras: debería estar inaugurándose en septiembre de 2008. Sin embargo, los trabajos recién comenzaron en esa fecha.

Con un acto al que asistieron el gobernador de la provincia, Daniel Scioli; el subsecretario de Transporte de la Nación, Antonio Luna y el intendente Pulti, se declaró el 12 de septiembre de 2008 como formalmente iniciada la construcción de la nueva estación Ferroautomotora.

Además, se anunció que en un plazo de 24 meses debería quedar concluida la primera etapa de esta obra, con la inauguración de una terminal de ómnibus capaz de recibir hasta 1.400 micros por día.

No obstante, el proyecto incluye la construcción de una estación de trenes que quedará unida con la de colectivos a través de un amplio hall central. Pero para que eso suceda, primero se tendrá que definir cuáles serán las nuevas características del ramal que une a Mar del Plata con Plaza Constitución, para el que existen planes de modernización.

POSIBLE ESTAFA HACIA EL ESTADO PROVINCIAL Y LOS TRABAJADORES FERROVIARIOS

Un grupo de operarios ferroviarios que habían sido convocados en 2007 para participar de la construcción de la Ferroautomotora denunció que, si bien no volvieron a ser citados para trabajar, desde ese año a la actualidad sus sueldos –que promedian los $2000- fueron depositados y cobrados por otra persona, sin que ellos tuvieran conocimiento.

En declaraciones a 0223.com.ar, el Dr. Julio Hikkilo, abogado de la CTA de Mar del Plata y asesor de un grupo de trabajadores ferroviarios que denunciaron haber sido víctimas de un presunto fraude, explicó que las supuestas irregularidades habrían comenzado en el año 2007, cuando los obreros "fueron convocados por un posible puesto de trabajo en la construcción de la Ferroautomotora en la ciudad de Mar del Plata y en trabajos de mantenimiento de las vías, momento en el que se les hizo firmar una solicitud de empleo y otros papeles que no pudieron leer y que tampoco se les entregó".

Si bien, según el letrado, "durante todo el año 2008 estuvieron no fueron convocados para trabajar; en marzo de este año, sorpresivamente, cuando quisieron ingresar a un programa de empleo, se enteraron que figuraban como trabajadores activos y como empleados de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial".

Ante esta "insólita situación", Hikkilo relató que los operarios "se acercaron al Ferrocarril, donde un alto funcionario les dio una explicación poco convincente y les entregó una tarjeta de cobro y una número de clave en un sobre abierto, además de acompañarlos al banco para que enseñarles como debían usar la tarjeta".

"Les aconsejé que recibieran la tarjeta y que pidieran un informe en el banco para saber cuáles habían sido los últimos movimientos de la cuenta sueldo, y allí es cuando constatan que figuran como empleados activos desde hace más de un año y que sus cuentas poseían registros de depósitos y extracciones de sueldos que rondan los $2000", remarcó el abogado, quien señaló que, en forma paralela, fueron reuniendo "otros elementos y llegamos a la conclusión de que estamos ante una posible estafa, no solamente hacia el estado provincial sino hacia los trabajadores que durante tanto tiempo estuvieron esperando el trabajo prometido, mientras un inescrupuloso funcionario estuvo cobrando sus haberes".

En esa línea, el Dr. Hikkilo advirtió que "en principio, está comprobado que tres trabajadores fueron perjudicados", pero no descartó que se sumen más casos en el corto plazo ya que "tenemos conocimiento de que otros diez estarían en la misma situación".

Finalmente, al ser consultado sobre la identidad del supuesto involucrado, el letrado se limitó a informar que "sería un alto funcionario de la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial que ya estaría identificado" aunque no precisó nombres "para preservar a los damnificados".

Ante esta grave situación que puede constituir un delito penal, el abogado adelantó a este vespertino digital que presentará este martes las denuncias pertinentes ante la Justicia para que se investiguen las señaladas irregularidades.

Comentá la nota