Ferrari perdió en la Justicia y se agrava la crisis en la F 1.

Un Tribunal francés rechazó el recurso de la escudería en contra de la FIA, por los topes presupuestarios.
Ferrari anunció que evaluará seguir su batalla judicial y reiteró que no correrá el Mundial 2010 de Fórmula 1 si se mantienen los topes presupuestarios (45 millones de euros por escudería), después de que el Tribunal de Grandes Instancias de París rechazó su recurso en contra de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA).

"Si no es posible encontrar un acuerdo entre todas las partes", la escudería italiana no se inscribirá en un Mundial que devaluará a la F 1 y, paralelamente, amenaza con competir en otras categorías.

El Tribunal dictaminó que "no existen riesgos de daños e ilícitos inminentes", por lo que la FIA puede seguir adelante con su organigrama, que prevé el cierre de las inscripciones al Mundial 2010 para el 29 de mayo.

Vale aclarar que Ferrari, si bien fue el que más pisó a fondo el acelerador en este tema, recibió el apoyo de Renault, Toyota, Red Bull y Toro Rosso, que también adelantaron que no se inscribirán, aunque seguirán discutiendo el tema hoy en Montecarlo, en una reunión entre la FIA y las escuderías.

De todas maneras, trascendió que las escuderías "rebeldes" podrían anotarse aún vencido el plazo, pero si pagan una multa, según la dura posición que ratificó Max Mosley, presidente de la FIA, ahora más envalentonado tras el fallo del tribunal parisino.

El conflicto, como era de esperarse, se trasladó al Principado de Mónaco, donde el domingo se correrá la sexta carrera de la temporada. "Puede que este sea el último Gran Premio de Mónaco porque están llevando a la F 1 a un callejón sin salida", declaró el español Fernando Alonso, tras enterarse del fallo. Según el piloto de Renault, los nuevos topes económicos facilitarán el ingreso a la categoría de "cuatro equipos nuevos"; pero, a cambio, "perderán a los diez mejores pilotos del mundo". Mientras que Kimi Raikkonen, piloto de Ferrari, afirmó que "estoy plenamente con la escuadra y lo que decidan estaré de su lado."

Otro que opinó fue Michael Schumacher, siete veces campeón del mundo: "La F 1 sin los grandes equipos no será más la categoría máxima del automovilismo, sino una cualquiera, inferior. Es inadmisible que los dirigentes Max Mosley y Bernie Ecclestone decidan como si ellos fueran toda la F 1". Y el actual campeón mundial, Lewis Hamilton, aseveró que "la política amenaza con arruinar este deporte".

Comentá la nota