Una feroz tormenta se desató anoche y provocó anegamientos

Se había anunciado y finalmente llegó. La tormenta con lluvia e intensas ráfagas de viento se desató anoche sobre Rosario y provocó anegamientos de calles y árboles caídos. Ese fue el informe que ofreció Defensa Civil al cierre de esta edición de La Capital tras una hora de tempestad y cuando aún las cuadrillas relevaban el estado de situación en la ciudad y no había sido necesario evacuar a vecinos.
Desde la sede local del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) conformaron que la tormenta se inició a las 19.50, la lluvia comenzó a las 20.55 y las ráfagas de viento más violentas se registraron una hora más tarde: fueron del suroeste y a 61 kilómetros por hora.

El distrito oeste fue el más inundado. A modo de ejemplo, en Tucumán al 3700 el agua a las viviendas de quienes, a la vez, se quejaban por la basura acumulada en las bocas de tormenta.

También se anegaron arterias importantes como Córdoba, Francia y Pellegrini. "Desde Fisherton nos llamaron para avisar que hay varias cuadras intransitables", informó un agente que anoche no dejaba de atender el 0800-444-0909 de la Guardia Urbana Municipal (GUM).

En materia de árboles caídos, se detectaron dos ejemplares en el centro; uno en Italia y Urquiza y otro en Dorrego y San Juan, que se precipitó sobre un automóvil. Pero también hubo un árbol derribado sobre una casa de J. C. Paz 2335 y uno más en la vía de Ituzaingó a la altura de Paraná. En tanto, otros tres ejemplares cayeron en 3 de Febrero al 1800, Juan Manuel de Rosas al 2200 y Laporte al 4200.

Creciente. El río Paraná se mantuvo ayer frente a Rosario en los 5 metros, nivel que se considera de alerta y que había alcanzado un día antes. Hasta ahora no hubo evacuaciones, pero la altura preocupa a las poblaciones isleñas y las asentadas en las riberas del río en la ciudad, como en la zona de El Mangrullo, donde continúan los monitoreos de Defensa Civil.

Comentá la nota