Feroz puja por conducir la principal radio sanrafaelina

Con 72 años en el aire LV 4 Radio San Rafael es una de las pioneras del espacio radiofónico provincial y como varias de las radios estatales-comerciales (son 9 en el interior del país) sufre los vaivenes del poder político de turno. En el futuro también será afectada por la nueva ley de Medios Audiovisuales.
Según se supo, los salarios, a través de la integración de medios estatales, serán girados por la Nación. En este momento la radio se hace cargo de alrededor del 35 por ciento de ese costo.

LV4 por su ubicación estratégica se ha convertido en el medio de radiodifusión más potente del sur mendocino y mantiene el liderazgo por sobre la radio municipal LV18. Esta también tiene FM y banda de amplitud modulada pero ha sido "diezmada" tras el paso de los distintos gobiernos pese a que obra en poder de la comuna el equipamiento nuevo completo como para convertirla en una radio competitiva, aunque no se supera aún el obstáculo de la comercialización de sus espacios.

Se especula que una vez aprobada la ley en cuestión también será encuadrada de alguna forma en el régimen comercial y competiría con las restantes radios FM privadas existentes (más de 60)

Es así que "la radio de la gente", eslogan de LV4, es por ahora un apetitoso plato para los gobiernos de turno (en los últimos meses ha tenido facturaciones que superan los $400.000) y desde hace un año aproximadamente se libran entre sus paredes feroces batallas internas donde a veces el sindicalismo peronista ha sido protagonista de la mano del secretario general de la CGT, Roberto Picco (también vicepresidente del PJ mendocino y secretario general del Sindicato de Prensa de Mendoza).

Picco, con el apoyo del secretario de Medios de la Nación, Enrique Albistur, logró deponer al anterior director Jorge Russo Perdigués y apoyó la llegada del actual director Omar Abraham, ex jefe de Relaciones Institucionales de Edemsa, cuando su dueño era el empresario sureño Omar Álvarez.

El dirigente sindical no tardó en enfrentarse públicamente a través de la misma radio, al aire, profiriendo gruesos epítetos contra el gobernador Jaque y algunos de sus ministros y colaboradores y el director del medio a quien acusó de "censurarlo".

Esta situación trascendió los límites locales y derivó en traslados de personal, cambios de funciones internas, etc. en la medida que habían respondido a tal o cual lineamiento. La situación llegó a tal punto que uno de los hombres de Picco, y empleado de carrera de la emisora, Roberto Verdugo, comunicó al personal que era el nuevo director y que el cargo de jefe de noticias que ocupa Walter Santander, hombre de Abraham, sería cubierto por el periodista Horacio Stella (delegado gremial ante el Sindicato de Prensa de Mendoza).

Esta pelea llegó a lo más alto y fue así que Abraham (con su destitución de facto bajo el brazo) viajó a Buenos Aires donde, según sus allegados, habría obtenido la venia de Albistur para seguir en la conducción del medio. Para dar fe de esto, Abraham se prepara a reemplazar la antena de FM por una de mayor altura que le dará alcance interdepartamental y aseguran que se escuchará en General Alvear como una radio local.

En tanto, entre bambalinas, se comenta que el apoyo de Albistur sigue incondicional a Picco y por lo tanto se espera una nueva y definitiva pelea por quién se queda con el manejo de la radio.

Una radio de origen privado

Allá por 1937 el empresario Julio Silva compró un aparato para radioaficionados de circuito cerrado pero un día un empresario hotelero, Emilio Ferro, le comunicó que lo había escuchado en su radio del negocio. Esto fue lo que le dio la idea de lanzarse a probar con la radiofonía abierta.

Fue en 1950, durante la primera presidencia de Juan Domingo Perón, que LV4 y otras tantas emisoras privadas fueron traspasadas a la órbita estatal. Hasta ese entonces permaneció en manos de l familia Silva y su director era el yerno del fundador.

Comentá la nota