Feroz ola de atentados en Irak: casi 100 muertos y 600 heridos

Dos camiones bomba estallaron frente a los ministerios de Finanzas y Relaciones Exteriores, en Bagdad. Además, hubo ataques con morteros y otras explosiones en edificios oficiales y residenciales. Fue la jornada más sangrienta de este año.
En la mayor cadena de atentados en Irak en lo que va de año, al menos 95 personas murieron y casi 600 resultaron heridas por una sucesión de explosiones y ataques con coches bomba y morteros en distintas zonas de Bagdad. Se trata de un nuevo desafío al gobierno del país árabe, que intenta garantizar la seguridad tras la retirada de las tropas estadounidenses de las ciudades iraquíes, el 30 de junio pasado.

El gobierno iraquí, de mayoría shiíta, acusó inmediatamente a la red Al Qaeda y a los seguidores del partido Baaz -el del ex dictador Saddam Hussein-, por los ataques coordinados que tuvieron como objetivo edificios gubernamentales y varios residenciales.

"La alianza de los baazistas y extremistas islámicos es responsable de estas operaciones terroristas que intentan minar la situación de seguridad y política", afirmó Qassam Atta, portavoz del comando militar de Bagdad.

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, llamó por su parte a revisar "los planes y medidas de seguridad para afrontar los desafíos terroristas y para aumentar la cooperación entre las fuerzas de seguridad y el pueblo iraquí".

Según fuentes oficiales, el número de muertos podría aumentar, ya que muchos de los heridos estaban graves.

El golpe más sangriento ocurrió cerca de las 10 de la mañana en el centro de Bagdad, donde un camión bomba estalló frente al ministerio de Relaciones Exteriores, a unos metros de la entrada de la "zona verde", el sector ultraprotegido donde se encuentran la embajada de Estados Unidos y la sede del gobierno iraquí.

Unas 60 personas murieron y más de 250 resultaron heridas por esta explosión, según los últimos balances de los ministerios de Interior y de Defensa. La onda expansiva reventó ventanas del edificio que alberga al Parlamento y del cercano Hotel Rashid.

Varios testigos vieron cuerpos desfigurados dentro de los coches que pasaban por allí cuando se produjo la explosión, que dejó un cráter de tres metros de profundidad y diez de ancho. Las calles quedaron regadas de cadáveres, escombros y autos destruidos.

Diez minutos después, otro camión estalló ante el Ministerio de Finanzas, donde murieron unas 30 personas y 180 resultaron heridas. "Un kamikaze hizo estallar su camión frigorífico con 1,5 tonelada de explosivos cerca del ministerio", señaló un comunicado oficial.

El camión se encontraba en el puente de una vía rápida que une el norte y el sur de la capital. Un tramo de 30 metros del puente se derrumbó y los vehículos cayeron al vacío, informó un policía.

Otras cargas explosivas y proyectiles de mortero tuvieron como objetivo los Ministerios de Comercio, Sanidad, Educación y Construcción. Y hubo explosiones en otras zonas Bagdad. En el barrio de Salihiya las autoridades desactivaron otro vehículo cargado con una tonelada de explosivos, y arrestaron a varios sospechosos que transportaban cargas explosivas.

Durante el año ya hubo varios ataques que dejaron decenas de muertos en Irak, pero la jornada de ayer fue la más sangrienta desde el 1° de febrero de 2008, cuando 98 personas murieron en un atentado en un mercado en la capital. Además, se produce tras el repliegue de las tropas de EE.UU. de la capital, y luego de que el gobierno de Irak decidiera, el 8 de agosto, iniciar la retirada de las barreras de hormigón que dividían Bagdad en varias zonas y servían para controlar los movimientos de los autos y entorpecer la colocación de coches bomba. Las autoridades comenzaron a retirarlos ante la mejora de las condiciones de seguridad.

El gobierno de EE.UU. condenó firmemente los atentados, pero un vocero del Pentágono aseguró que los planes de retirada de las tropas estadounidenses de Irak en los próximos dos años no cambiarán.

El Consejo de Seguridad de la ONU y gobiernos europeos también condenaron los ataques.

Comentá la nota