San Fernando se comprometió con el INADI

El Intendente de San Fernando, Osvaldo Amieiro, y el Vicepresidente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo, Pedro Mouratian, firmaron el martes 17 de junio, un convenio en el marco del Programa Ciudades Libes de Discriminación.
Con la presencia de distintas organizaciones de la sociedad civil local, las autoridades firmaron el convenio con el objetivo de combatir la discriminación. El acuerdo implica la realización de tareas específicas con especial interés en la difusión y publicidad de campañas en la materia y en el intercambio información censal pertinente entre el organismo y la comuna.

El acto comenzó con dos testimonios. Silvia Garrido, del Centro de Día para Adultos Ciegos y Disminuidos Visuales, tuvo el primer lugar. Silvia perdió la vista a causa de una mala praxis hace 10 años y hoy recuperó su independencia. Aseguró: "lo más difícil fue superar mi auto discriminación". Luego fue el turno de Fernanda Gómez de la Comisión por la Discriminación de los Parlamentos Juveniles de la Escuela n° 25 del Rio Carabelas, quien contó las acciones que los chicos llevan a cabo en las escuelas sobre este tema, como la realización de encuestas.

Antes de la firma del convenio, que tiene vigencia por dos años y posee renovación automática, fue el turno de Mouratian, quien agradeció el compromiso que asume San Fernando de "comenzar a pensarse distinto". El Vicepresidente del organismo también realizó un breve repaso de la historia de la institución a la que representa.

Después de firmar el documento, Amieiro afirmó: "tenemos que tirar los muros abajo" y agregó que hay muros internos que se internalizaron de la mano de la historia y que son difíciles de destruir. Asimismo, rescató el compromiso de trabajar en forma conjunta con el INADI y con las organizaciones del tercer sector que tienen parte en el tema. Finalmente, observó que, si bien hay mucho por hacer, "estamos viviendo el ejercicio de un modelo inclusivo".

Algunos de los puntos del programa, al que ya se adhirieron más de 173 ciudades, son: visibilizar, documentar e implementar políticas locales que combatan la discriminación, la xenofobia y el racismo; promover la integración física y social de grupos vulnerados en sus derechos repensando los espacios públicos de las ciudades y su ordenameinto del tiempo y del tránsito a la medida de todos sus habitantes; y erradicar las prácticas discriminatorias de la administración pública local sustentadas en pretextos de salud, género, edad, origen étnico-nacional, orientación sexual, discapacidad y/o razones político-ideológicas.

Comentá la nota