Fernando Butti se diversifica y Lázaro Báez lo padece

Después que el empresario de la construcción lo echara de sus negocios a Fernando Butti, éste tomó vuelo propio. Entre el despunte de su pasión por las motos y una vida dedicada a gozar los ahorros que obtuvo luego de estar en contacto con los negocios de Lázaro, el Contador decidió dedicarse al comercio gastronómico o actividad vinculada al ramo. Hoy es financista de los emprendimientos de su suegro Cantín a su vez tío de Báez, quien sospecha de la procedencia del capital que tiene Butti.
Fuentes altamente confiables señalan que en la calle Antonio Rodriguez 1293 de Río Gallegos está próximo a inaugurarse un pequeño local comercial que girará bajo el nombre de "Leche y miel" y la modalidad de un pequeño autoservicio, que se encuentra registrado en la Municipalidad de esta ciudad a nombre de Abelardo Contreras.

Abelardo Contreras es esposo de Lorena Leverini quien se encuentra estrechamente vinculada con Raúl Cantín, ex Concejal (FPVS), tío de Lázaro Báez y suegro de Fernando Butti, quien está casado con su hija Andrea. Dentro de este grupo de amigos y familiares aparece Karina Laverini, hermana de Lorena y de estrechísima proximidad al ex contador de Báez.

"El negocio no es un super emprendimiento, pero sabemos por infidencias de la familia que el capital lo pone (Fernando) Butti", remarcó una fuente cercana al "grupo" quien agregó "el negro (Lázaro Báez) lo tiene marcado porque sabe que esa guita es una muestra de que cuando era su Contador hacía negocios paralelos".

La Oveja Negra en Rawson 176 - Foto: OPI Santa CruzTambién nos señalaron que luego de que fuera desafectado de la administración de Austral Construcciones y Gotti Hnos, Butti financió un negocio gastronómico que gira bajo la razón social "La oveja negra", dedicado al delibery de comidas Light y menúes especiales, ubicado en calle Rawson 176 de Río Gallegos. Allí estaría en sociedad con la hija de la diputada nacional Liliana Korenfeld. En este caso su nueva socia proviene del restaurante El Horreo, unidad componente de una cadena de restaurantes cuya propiedad también se le adjudica a Baéz. Las fuentes consultadas indican que poco tiempo antes de irse del Horreo, la mujer desactivó el servicio delibery de comidas que brindaba el restaurante.

En OPI ya contamos en notas anteriores cómo Butti fue echado por Báez como administrador de sus empresas, por haber conocido información sobre manejos de negocios paralelos del Contador, especialmente en la compra de tierras, cuestión que le costó el retiro de la confianza pública del empresario de la construcción y la revocación inmediata de los poderes que le había concedido, acto que se realizó en la escribanía del Dr Albornoz en calle Don Bosco de esta ciudad.

En aquella oportunidad nuestra fuente, estrechamente vinculada al grupo empresario nos dijo "Fernando no termina en una zanja porque es pariente del negro", en clara alusión al gran enojo que mostró Lázaro, cuando se enteró de las maniobras que Butti habría realizado mientras administraba sus empresas.

A partir de allí el Contador está bajo las críticas de las personas allegadas a Báez y algunos sostienen que Lázaro ha ordenado un seguimiento de sus inversiones y su forma de vida, teniendo en cuenta que en muy poco tiempo Butti saltó de una vida normal y con proyecciones, a una explosión económica visible, la construcción de casas importantes, lujosos automóviles y motos que son su debilidad y negocios cuya participación en muchos casos se ve disimulada en la composición societaria o solo se limita a ser aportante de capital.

Breve pero efectivo

Fernando Butti de quien hay pocas fotografías y una de las últimas fue tomada por el fotógrafo de esta Agencia en medio de una competencia deportiva, proviene de la localidad de Bolivar, los pagos de Tinelli. Fue contador en Palma SA de Diego Palleros, hijo del traficante de armas y luego pasó a constituirse en el hombre de confianza de Lázaro Báez y comenzó a administrar Austral Construcciones y Gotti Hnos. Butti estuvo involucrado en maniobras que terminaron con un embargo a la empresa Austral de 10 millones de dólares por un juez de Liechtenstein, por lavado de dinero.

La ruptura de Lázaro Báez con Butti, sin embargo, estuvo estrechamente vinculada al descubrimiento de una actividad de negocios paralelos que habría llevado el Contador a espaldas del empresario amigo de Néstor Kirchner, lo que derivó en su expulsión del entorno económico y financiero de las empresas constructoras, beneficiarias directa de toda la obra pública de la provincia. (Agencia OPI Santa Cruz)

Comentá la nota