Fernández: “No hay soluciones mágicas” para roces con Brasil

Fernández: “No hay soluciones mágicas” para roces con Brasil
El ministro de Economía, Carlos Fernández, manifestó esta mañana tener “expectativas favorables” sobre el viaje que realizará hoy a Brasilia, donde funcionarios nacionales y brasileños tratarán la cuestión del comercio bilateral; pero aclaró que “no hay soluciones mágicas”.
Antes de partir hacia la capital brasileña, el canciller Jorge Taiana, el ministro Fernández, y la ministra de Producción, Débora Giorgi, hicieron declaraciones a la prensa en el aeroparque metropolitano; y Giorgi consideró que para abordar la cuestión comercial son “perfectamente articulables” los mecanismos existentes en los ámbitos de Mercosur y de la relación bilateral Argentina-Brasil.

Al respecto, Taiana que “es motivo de preocupación” el déficit comercial con Brasil, y por eso viajará a la capital de ese país para “buscar resolver” la cuestión en base al “compromiso de defender el interés nacional”.

“Tenemos el compromiso de defender el interés nacional, la producción y el empleo argentino”, dijo Taiana en el aeroparque metropolitano, antes de partir hacia Brasilia acompañado por los ministros de Economía, Carlos Fernández; y de Producción, Débora Giorgi; y apuntó que también buscarán encontrar mecanismos para “enfrentar los desafíos que esta crisis internacional presenta”‘.

En un clima de tensión por los cruces verbales que funcionarios e industriales de la Argentina y Brasil tuvieron a raíz de los controles al comercio exterior, representantes de ambos gobiernos se reunirán esta tarde con el objetivo de dirimir estos conflictos y discutir distintas formas de superar, de la mano, la crisis internacional.

Los entredichos comenzaron cuando el titular de la Federación de Industrias de San Pablo (Fiesp), Paulo Skaf, denunció “trabas” a la importación de productos brasileños por parte de la Argentina y le reclamó a Lula que adopte represalias. Inmediatamente, empresarios nacionales salieron al cruce y le pidieron a sus colegas paulistas que en lugar de mirar a su socio comercial, se fijen en China. También se sumaron los gobiernos, que admitieron la existencia de “problemas” comerciales.

Comentá la nota