Fernández prometió mejorar las condiciones.

El gobierno provincial "buscará la forma de mejorar integralmente" la situación en el Penal y dispondrá el ingreso de nuevo personal, acreditará horas extras a los penitenciarios recargados e instrumentará medidas organizativas en el trabajo cotidiano.
Según el ministro de Gobierno, Emilio Fernández, "las medidas que se van a tomar surgen porque es política oficial ir adecuando a las necesidades cada servicio, como lo anunciamos el año pasado con el Gobernador".

Para el ministro, la reunión de ayer "fue pautada el sábado pasado con el personal" y negó de manera contundente que haya habido un autoacuartelamiento, "porque si hubiera sido así, primero habríamos tomado medidas de seguridad con presencia policial y hasta de la Gendarmería Nacional, antes de entrar a la cárcel a hablar con los empleados".

Fernández aseguró: "A mi regreso de Salta, recibí la inquietud de las autoridades del Penal de hacer un encuentro con los efectivos del servicio. Lamentablemente hay quienes buscan darle espectacularidad a las cosas y por eso de alguna manera se tergiversaron", al tiempo que pidió "prudencia en el manejo informativo de los hechos, especialmente si se trata de temas sensibles a la sociedad, como éstos".

El jefe de la cartera Política del Gobierno dijo además que "en el Penal todo el tiempo hubo una situación de normalidad, porque los que estaban de guardia seguían en sus lugares de trabajo y la reunión se realizó con quienes estaban de franco y el personal del área administrativa".

Los anuncios

Según informó el ministro Fernández, el Gobierno planea ingresar entre 60 y 70 personas al Servicio Penitenciario Provincial "entre este fin de mes o en los primeros días del mes que viene". Se trata de un ingreso "que estaba programado y anunciado desde el año pasado, aunque no va a ser en la cantidad de personal que pensábamos hacerlo, ya que frente a la potencial crisis económica que ya se vive en el mundo, tenemos que guardar mucha más prudencia que en otras oportunidades".

De todos modos el ministro anticipó que "el personal que ingrese, que tendrá que hacer un curso de unos tres meses, va a hacerlo en el área de seguridad y no en el ámbito administrativo".

Otra medida de importancia es que "vamos a estudiar la forma de recompensar de alguna manera dineraria las extensiones horarias que hace el personal" y si bien dijo que "es un tema que está a estudio desde ya mismo, se va a resolver con las autoridades de Hacienda para cuantificarlo y ver bajo qué instrumento legal lo podemos concretar en breve lapso".

También piensan poner "algún adicional por insalubridad para el personal que trabaja en contacto con internos que padecen enfermedades", pero solamente para ellos y no para todos los trabajadores.

Las otras dos medidas comprometidas por el ministro en la reunión son de carácter metodológico del servicio, ya que "se va a hacer una reformulación de la programación de los recargos horarios para hacerlos de manera más equitativa", al tiempo que "se va a dejar a un par de efectivos como retenes, para que cuando algún efectivo necesite dejar por unos minutos su guardia, por cualquier circunstancia, tenga un relevo a mano para suplirlo".

La situación institucional

Fernández manifestó que "la condición del Penal está intacta, ya que se está trabajando con normalidad y a conciencia, ya que desde el Gobierno se han venido haciendo obras y mejoras edilicias y en las condiciones de trabajo que ha mejorado muchísimo la institución si la comparamos de cinco años a esta parte".

Asimismo, Fernández indicó que "los empleados trabajan en sus puestos y si bien hay fallas aún, se van a ir corrigiendo para que nadie sienta que trabaja en malas condiciones o que no está siendo contenido por las autoridades".

Respecto a un supuesto malestar de los empleados del Servicio Penitenciario con el director Abenamar Ávila, el ministro dijo que "plantearon la relación con las autoridades, pero yo les dije lo mismo que vengo repitiendo y que es que quien designa y quien remueve a sus funcionarios es el gobernador de la provincia y que será él quien evaluará los acontecimientos y las necesidades del servicio para tomar las decisiones que crea convenientes".

El caso de la fuga

Finalmente el ministro evitó referirse a detalles de la fuga del interno Icazatti, ocurrida días atrás en singulares circunstancias. Al respecto aseguró que "ése es un tema que está en el ámbito de la Justicia, para que determine un fallo en función de los antecedentes con que cuenta y de los organismos internos que tienen que hacer un sumario investigativo que ponga claridad sobre la actuación de cada uno de los efectivos de la guardia de esa noche".

Por otro lado, el ministro se esforzó por desvincular aquel episodio y sus potenciales resultados con la reunión de ayer, al manifestar: "Lo que hablamos con parte del personal se refiere a las condiciones laborales y en algunos casos salariales en que se encuentran y que nosotros queremos mejorar, pero la cuestión referida a la fuga es algo que corre indefectiblemente por cuerda separada".

Comentá la nota