Fernández (peronista K-G) anunció que deja el bloque juecista; UCR será primera minoría

La legisladora kirchnerista, y aliada a Giacomino, explicó ayer sus razones al resto del bloque. Su abandono, que convierte al FCyS en la tercera bancada en la Cámara, se explica por la ruptura de Juez y Giacomino y por el “Pacto de Oliva”. La crisis también llega al bloque oficialista en el Concejo Deliberante.
Nadia Fernández anunció ayer que abandonará el bloque del Frente Cívico y Social, por lo que el juecismo pierde la condición de primera minoría en la Legislatura. El título pasa a manos de la Unión Cívica Radical, que conserva los doce integrantes del inicio del período 2007-2011, mientras que el juecismo sufrió varias fugas hasta quedar reducido a once.

El divorcio de Fernández estaba ya muy anunciado, y era anhelado tanto por los oficialistas como por los radicales antipactistas. En las últimas sesiones, ya no sorprendía que la legisladora tomara posiciones distintas al resto de su bancada.

La reunión de bloque en la que Fernández dio a conocer que se iba habría tenido momentos de alta tensión, según confiaron algunos protagonistas.

Un legislador de peso en el bloque juecista confirmó la noticia a este diario, aunque le restó impacto porque los cargos en la Cámara para 2009 fueron resueltos mientras el FCyS era primera minoría.

Los radicales sí podrán pedir, en lo inmediato, la primacía en el uso de la palabra en los debates legislativos. También, para 2010, se anticipa un panorama más prometedor para la UCR.

Esta ruptura, ya anticipada por LA MAÑANA, es una consecuencia de la ruptura de la relación de Luis Juez y Daniel Giacomino, de la aproximación de la campaña electoral, y del Pacto de Oliva. La legisladora de extracción peronista forma escuadra en el kirchnerismo, y dirigentes de su grupo Megafón ascendieron a importantes lugares en el organigrama municipal. Cada vez menos lazos la unían a Juez, y el flirteo del ex intendente con el radical Mario Negri terminó por impulsarla a abandonar la bancada.

Fernández le habría comunicado la noticia al vicegobernador Héctor Campana, aunque todavía no de modo oficial, lo que ocurriría hoy.

Para formar un bloque independiente necesita de la venia del presidente de la Cámara, precisamente. El artículo 57 del Reglamento Interno establece: “Cuando uno o más Legisladores sean excluidos o se separen en forma unilateral del bloque que se corresponde con el partido político o alianza electoral participante en su respectiva elección, por razones motivadas en manifiesta y grave falta de afinidad política sobreviniente u otra causal o situación análoga, a ser valorada y resuelta por la presidencia de la Legislatura, tal legislador o legisladores en cuestión podrán funcionar como bloque”. Es inimaginable que la disidente no sea premiada con la constitución de un bloque propio.

En el Concejo

La renuncia de Fernández al bloque está ligada a lo que sucede en el Concejo Deliberante, donde el ala giacominista del Frente en el Concejo, integrada por Virginia Pagnanini, Gustavo Barrionuevo y Juan Manuel Rodríguez, amagó con formar un propio bloque si desde el juecismo no se accedía a algunos cambios de autoridades dentro del mismo, en particular, el corrimiento de Graciela Villata de su lugar en la presidencia del bloque.

Durante la reunión de bloque del Frente Cívico, que se realizará mañana alrededor de la 10 en la sede del recinto legislativo, se definirían las autoridades del mismo, en lo que sería el encuentro previo a la sesión preparatoria del próximo martes 24.

Graciela Villata es más que probable que sea ratificada como titular del bloque oficialista, pero Laura Ortiz sería removida de su puesto y recalaría en la presidencia de alguna comisión, probablemente en la de Salud (hoy presidida por el edil Miguel Siciliano, del bloque Eva Perón).

Todo esto en el marco de una negociación entre giacoministas y juecistas para evitar una “ruptura formal” del Frente. ¿El porqué? En primer lugar, de dividirse, el Frente Cívico perdería la mayoría en el Concejo y pasaría a ser la primer minoría con 23 ediles.

En segundo término, no sería beneficioso para Luis Juez que el bloque del partido que lidera se rompa justamente en un año electoral clave para sus aspiraciones a la gobernación de 2011 y en pleno proceso aliancista con la UCR. De aquí que el jefe del juecismo tema una reacción adversa de la opinión pública ante la división de los ediles oficialistas. Es que el quiebre podría resultar “peligroso” para la gobernabilidad de Giacomino y no es esa la idea que el juecismo quiere que gane terreno en la opinión pública.

Sin embargo, el primer gesto del juecismo para con los concejales giacoministas no fue el esperado por estos últimos: luego de la sesión extraordinaria pasada el bloque ratificó por mayoría (13 a 3) las autoridades para 2009. A pesar de este primer revés, los giacoministas no claudicaron en sus pretensiones y el resultado final de las conversaciones en estos últimos días sería un cambio de la Presidencia Provisoria del Concejo, que quedaría en manos de alguno de los tres giacoministas del bloque.

Comentá la nota